Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio centenar de vuelos a Guantánamo pasaron por España entre 2002 y 2007

AENA revela al juez que al menos 11 aviones hicieron escala en bases españolas

Casi medio centenar de aviones, en su mayoría militares, han cruzado el espacio aéreo español con destino o procedentes de la base estadounidense de Guantánamo (Cuba), verdadero agujero negro del derecho internacional, donde la Administración Bush recluye a los prisioneros de su guerra global contra el terrorismo. Al menos una decena de estos aviones hicieron escala en las bases españolas de Rota, Torrejón de Ardoz (Madrid) y Morón de la Frontera (Sevilla). Un total de 22 de estos vuelos se produjeron en el mandato de José María Aznar, y 25, en el de José Luis Rodríguez Zapatero.

Así consta en la documentación que el organismo público Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), dependiente del Ministerio de Fomento, ha enviado al juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, quien investiga los vuelos de la CIA, utilizados para trasladar personas secuestradas o ilegalmente detenidas.

Los aviones al penal de EE UU paran en Rota, Torrejón, Morón y Tenerife

Fomento envía a la Audiencia Nacional los datos que no dio al Congreso

La información remitida de AENA, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, es novedosa porque el Gobierno nunca la trasladó al Parlamento, a pesar de que debía disponer de ella y se han celebrado varios debates parlamentarios sobre este asunto. Cuando el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, informó a la comisión correspondiente del Congreso, en noviembre de 2005, sólo mencionó un vuelo a Guantánamo, el que realizó en abril de 2004 un avión Gulfstream IV que hizo escala en Tenerife camino de Bucarest (Rumania). Moratinos se limitó a informar sobre escalas de aviones sospechosos en Baleares y Canarias, que había difundido la prensa, especialmente Diario de Mallorca.

Posteriormente, el Gobierno dio respuesta a los informes exhaustivos del Consejo de Europa y del Parlamento Europeo -ante cuya comisión de investigación compareció Moratinos en septiembre de 2006-, pero sin aportar los datos de AENA. De hecho, la Comisión de Exteriores del Congreso acordó por unanimidad en abril de 2006 solicitar al Gobierno "la elaboración de un informe detallado en el que se incorporen todas las nuevas informaciones en su poder" sobre los vuelos de la CIA. El informe no llegó al Parlamento.

La documentación de AENA revela que en 2002 hubo ocho vuelos con origen o destino a Guantánamo que sobrevolaron España; siete en 2003; 12 en 2004; nueve en 2005; nueve en 2006; y dos en 2007, hasta febrero. Los que hicieron escala en aeropuertos españoles fueron 11: seis en Rota (Cádiz); dos en Morón de la Frontera (Sevilla); dos en Torrejón de Ardoz (Madrid) y uno en Tenerife Norte.

Además de los jets privados fletados por la CIA e identificados por el Consejo de Europa (Gulfstream IV y V y Boeing 737), la mayoría de los vuelos corresponden a aviones militares de transporte de gran capacidad, como el C-17 Globemaster, con más de cien plazas, el C-141, el DC-10 o el K35R de reabastecimiento en vuelo. También figura un B-743 de la compañía saudí Saudia que este año voló de Guantánamo a Casablanca. El lugar donde con más frecuencia recalaron los aviones fue Incirlik (Turquía), escala para los vuelos hacia o desde Afganistán e Irak.

La existencia de vuelos a Guantánamo desde las bases de Rota, Torrejón y Morón la reveló EL PAÍS el 12 de febrero a partir de los registros de control de tráfico aéreo de Portugal. Estos datos son los que llevaron al juez Moreno a preguntar a AENA. Sorprendentemente, este organismo asegura que no dispone de información de dos de los vuelos citados por Portugal: el Morón-Guantánamo, de enero de 2002, y el Rota-Guantánamo, de abril de 2005. En cambio, confirma cinco de las escalas en bases españolas citadas por el país vecino y añade seis más.

La falta de información en torno a estos vuelos es, en todo caso, notable. AENA incluye en la lista algún vuelo que en teoría no toca Guantánamo -como un Rota-Bagram (Afganistán)- y reconoce en algún caso que el destino es desconocido.

Cuando informó al Congreso, en noviembre de 2005, Moratinos se mostró convencido de que todas las escalas de aviones militares de EE UU en bases españolas, al amparo del convenio bilateral, se habían realizado "de acuerdo con la ley". Sin embargo, España nunca ha inspeccionado los aviones de EE UU en Morón, Rota y Torrejón, hasta el punto de que el manifiesto de carga que se presenta a las autoridades no suele incluir una lista de pasajeros. En la reforma del convenido bilateral pactada en 1992 por Aznar con Bush se renunció a preguntar por "el tipo y la finalidad de la misión" de los aviones en tránsito por España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de noviembre de 2007