Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vecinos de Lérez vuelven a concentrarse para oponerse a la llegada de familias de O Vao

Las movilizaciones contra la llegada de familias procedentes del poblado gitano de O Vao continúan. Los vecinos de Lérez, barrio de Pontevedra, protagonizaron ayer la segunda y última de las manifestaciones previstas para expresar su oposición a cualquier venta o alquiler de casas entre propietarios de la zona y familias del poblado chabolista.

El paréntesis en las medidas de protesta obedece a que esta semana consiguieron el compromiso del Gobierno local de que estará "vigilante" para que no se produzcan asentamientos ilegales o se extienda el mercadeo de drogas.

El portavoz vecinal, Miguel Vilacoba, reconoció que las movilizaciones se paralizan tras haberse reunido esta semana con el alcalde de Pontevedra, el nacionalista Miguel Fernández Lores, y la teniente de alcalde, la socialista Teresa Casal. A estas entrevistas le sucederá otra hoy con el portavoz municipal del Partido Popular, Telmo Martín.

Precisamente, el pasado viernes la portavoz municipal socialista en el Ayuntamiento de Pontevedra garantizó a estos vecinos, en calidad de concejala de Urbanismo, que vigilará para que no se produzcan asentamientos ilegales en el municipio, al tiempo que les admitió que "comparte" la preocupación de los vecinos de Lérez en torno a la proliferación de puntos de venta de droga.

En sintonía con lo expresado el pasado miércoles por Miguel Anxo Fernández Lores, la edil socialista afirmó que "comparte la preocupación vecinal" ante la posibilidad abierta de que se pueda trasladar un punto de compraventa de droga al término municipal de Pontevedra.

En este sentido, Casal recibió explicaciones desde el Ayuntamiento de Poio negando que estuviesen llevando a cabo algún tipo de gestión oficial para realojar a familias del poblado de O Vao en Pontevedra. Según explicó Teresa Casal, se va a prestar una atención "muy especial" por parte de los servicios de inspección "a cualquier asentamiento ilegal que se pudiera producir en los próximos meses".

El portavoz de los vecinos de Lérez indicó que tiene constancia de la existencia de contactos entre posibles compradores de O Vao con propietarios de Lérez, que se llevan "con mucho sigilo", motivo por el cual los promotores de las protestas se mantienen "alerta". Vilacoba señaló que los vecinos temen que se instale un foco de "trapicheo" de drogas "como el de O Vao".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de noviembre de 2007