Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JORGE MARTÍNEZ ASPAR | Propietario del Team Aspar y jefe de Talmacsi | Gran Premio de la Comunitat Valenciana

"En los noventa mi mánager me engañó y perdí todo mi patrimonio"

Un surco de sudor atraviesa la frente de Jorge Martínez Aspar, recién acabada su participación en una carrera de karts con chicos de la mitad de su edad. Es jueves por la tarde en el circuito de Cheste. ¿Cómo se atreve a desafiar a esos adolescentes cargados de adrenalina? "La velocidad es mi vida. Siempre me han gustado el riesgo y los retos", responde Aspar, de 45 años, caminar ligeramente encorvado y vestido todo de negro. Esa es su vida: un reto permanente. Desde que disputó su primera carrera en moto a los 15 años hasta ayer, cuando uno de sus cinco pilotos, el húngaro Talmacsi, ganó el campeonato del mundo de 125 cc en el circuito de Cheste.

Pregunta. ¿Estudios?

Respuesta. Cero. A los 14 años dejé el colegio y entré en una empresa de envasado de naranjas en Alzira. El primer dinero lo dediqué a la primera moto: una Bultaco Striker. Mi padre, que era agricultor, me dijo: 'o estudias o trabajas'. Yo lo que quería era correr, correr, correr. Ahora me arrepiento. Pero entonces, llegué a ser cuatro veces campeón del mundo y era un sueño; pasé a ser empresario y fueron años difíciles; y hoy, mirando atrás, es de una satisfacción increíble.

"Prefería a Faubel, pero no perjudiqué a Talmacsi. Ron Dennis lo ha hecho fatal"

"¿Pesetero? No soy nada materialista. El año pasado palmé 430.000 euros"

"Subí de copiloto de Fernando Alonso e intentó acojonarme, pero no pudo"

P. Formó parte de esa generación de moteros que aprendió a pilotar por los pueblos, entre bordillos y farolas.

R. Pero nunca me rompí un hueso hasta que estaba a punto de retirarme. Tuve mucha suerte.

P. Tiene fama de pesetero.

R. No soy nada materialista. Mis amigos lo saben. Nunca pienso en el dinero, sino en los proyectos y en las personas. El año pasado palmé 430.000 euros en el equipo de competición.

P. ¡Cómo!

R. En el mundo de la alta tecnología puede pasar eso. Tengo la infraestructura más grande del Mundial: cinco pilotos, dos equipos, 60 personas, ocho millones de presupuesto... Pero este año vamos a recuperar porque fuimos campeones con Álvaro Bautista y hemos vuelto a serlo [con Talmacsi].

P. Antes de retirarse como piloto, montó su propio equipo.

R. Sí, en 1992. Éramos dos pilotos: Juan Bautista Borja y yo. Pero mi mánager me dejó limpio. Perdí casi todo el patrimonio a principios de los 90. Yo sabía de motos y nada de bancos. Aquello es lo que más me enseñó. Me salvé dando la cara y mi credibilidad ante los bancos. Tardé cuatro años muy, muy duros.

P. ¿Es un cazatalentos?

R. Somos más creadores de pilotos desde hace 10 años en la escuela de Cheste, donde, tenemos una generación de pilotos de 12 a 14 años. Se hace una selección de 300 niños y algunos de ellos se quedan becados.

P. ¿Cuántas chicas?

R. Tres.

P. ¿Por qué tan pocas?

R. Es una cuestión mental. El chaval, a los 14 años, es más inconsciente. La chica es mucha más precavida. Y en las motos, cuando empiezas, tienes que ser muy intuitivo. Yo era así. Y sigo siéndolo.

P. ¿Por qué se llevan tan bien con el poder?

R. Llevo toda mi vida en el Mundial. Compito desde 1984 y monté mi propio equipo el mismo año en que entró Dorna como organizadora del Mundial. La relación es excelente.

P. Y su vinculación al PP, ¿es ideológica o de conveniencia?

R. En 1989 puse la primera piedra del circuito de Cheste con los socialistas. Llevábamos 25 años pidiendo un circuito y en 1995 el PP tuvo voluntad política de hacerlo. Vi que aquello iba en serio y comencé a vincularme. Ahora somos un referente mundial.

P. Y se lleva una buena subvención de la Generalitat.

R. Nos da 800.000 euros, un 10%. La ayuda te sirve para arrancar, después debes valer.

P. Ahora está, junto a Fernando Roig y Bancaixa, en la empresa que organiza el Gran Premio de fórmula 1 de Valencia, el 24 de agosto de 2008.

R. Eso me ha quitado algunas noches de sueño. El propio presidente [de la Generalitat, Francisco] Camps pensó que yo era el hombre de confianza. El propietario es Berni Ecclestone, y nos cede la explotación de una parte a nuestra empresa, que organiza el evento, vende entradas... La demanda que tenemos es impresionante.

P. Además, ya tiene un equipo de Moto GP para 2009. ¿Cómo da abasto?

R. Es crear una estructura más, total 12 o 14 personas más. Tengo unas empresas interesadas en este proyecto. Me encanta tener retos cada día. En total, tenemos 23 patrocinadores colaborando con nosotros.

P. ¿Quién ha sido el más grande?

R. Rossi. El más diferente, el que más arriesga, el que busca retos continuamente. 125cc, 250cc, Moto GP, Yamaha, Honda. Probó en la fórmula 1 y también iba muy rápido, pero no disfrutaba e hizo caso al consejo de su padre: 'Hagas lo que hagas, diviértete'.

P. ¿Ha probado en un bólido de fórmula 1?

R. Sí, subí de copiloto de Fernando Alonso. Intentó acojonarme. Te dan un botón y si lo sueltas significa que quieres que paren. Hizo de todo, pero no lo solté. La sensación de velocidad no es tan tanta como en las motos, aunque la velocidad en las curvas sí es increíble.

P. ¿Cómo ha llevado la rivalidad entre Talmacsi y Faubel?

R. Fui claro con ellos. Prefería que ganara Faubel porque está conmigo desde los 14 años, pero no perjudiqué a Talmacsi. Ron Dennis lo ha hecho fatal con Alonso. No puedes fichar a un bicampeón del mundo y despúes no confiar en él.

P. ¿Cómo ha cambiado el motociclismo?

R. Cuando yo corría, llegaba una fábrica y te fichaba. Ahora tú corres para un equipo y llegas a un acuerdo con una fábrica, que te alquila su tecnología. Nuestras motos de 250cc cuestan 1.150.000 al año de alquiler. En cuanto al pilotaje, probé la moto de Rossi y pensé: 'Ostras, esto es mucho más fácil de llevar que las de antes'.

P. ¿Es un nómada?

R. Sí. Llevo 23 años completos en el Mundial. En las carreras vivo dentro del circuito, en una motor-home. Se hace duro para la familia [tiene dos niñas, de dos y tres años, de su segunda esposa]. Pero en invierno, cuando me quedo aquí, necesito moverme. ¿Mis raíces? Me encanta almorzar en Alzira, donde vivo, con los amigos: un bocadillo y una ensalada. Y pasarme ahí una hora.

P. Perdone, pero su rostro invita a la caricatura.

R. Sí, tengo una que me hicieron en Puerto Vallarta, México, en 1987. El cuerpo pequeñito, la nariz grande, y dentro de una nube, una moto y una tía.

P. ¿Sentido del humor?

R. No soy alegre, sino más bien serio. Voy a la mía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de noviembre de 2007