Crónica:Gran Premio de la Comunitat ValencianaCrónica
i

Puerta abierta a la esperanza

Pedrosa cierra el año con un triunfo y el subcampeonato en MotoGP al abandonar Rossi

Visto el meneo que Casey Stoner ha dado a sus rivales en MotoGP, Dani Pedrosa cerró la temporada de la mejor manera posible: ganando por delante del australiano, que hace ya más de un mes que celebró el primero de sus títulos mundiales. Ayer no hubo apenas alternativas para nadie porque el discurso del español fue tan categórico que su victoria, la segunda del año, no hizo más que poner el lacito a un fin de semana redondo con la adjudicación de la pole, la vuelta rápida y la carrera en un circuito, el de Cheste, en el que es el único que ha ganado en las tres categorías. Como propina, el triunfo se combinó con el abandono de Valentino Rossi (20ª vuelta), lo que le otorgó el subcampeonato.

El italiano salió al asfalto en unas condiciones físicas lamentables: tres fracturas en su mano derecha por su costalazo del sábado y medio noqueado por los medicamentos que le inyectaron para soportar el dolor. Todos esos esfuerzos se fueron al garete en la vuelta 19ª, cuando su Yamaha se vino abajo otra vez y le obligó a enfilar el carril de los garajes. "Este subcampeonato no lo he perdido yo, lo ha perdido Yamaha", criticó Il Dottore. "Yo soy Valentino Rossi y no puedo llevar una moto así".

En ese momento ya tenía Pedrosa encarrilada la prueba. Una vez superó a Stoner (sexta vuelta) por velocidad y en el único punto en donde en MotoGP se puede engranar la sexta marcha, los dos se escaparon y ya nadie les vio el pelo.

En las últimas carreras, los japoneses de Honda se han puesto las pilas y la moto que ofrecen a Pedrosa va ya más acorde con el potencial que se le presupone. Para rematar la faena, Michelin le sirvió unos neumáticos estratosféricos. Escarmentados por la bochornosa superioridad que han demostrado la Ducati de Stoner y los neumáticos Bridgestone sobre los que se desliza, Honda y Michelin parecen haber reaccionado. Aunque el resultado de Cheste sea un consuelo menor para alguien que está acostumbrado y entrenado para ganar -"el segundo es el mejor de los peores", dijo Pedrosa-, esta victoria supone una puerta abierta a la esperanza con vistas a 2008. O a mañana, para ser exactos, que será cuando Pedrosa se suba a la moto con la que tratará de proclamarse campeón en su tercer año en la categoría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de noviembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50