Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:SERGIO CAMPOS | Presidente del Puerto de Alicante

"Los promotores de la planta de biodiésel se plantean ir a otro sitio"

Alicante
El nombramiento de Mario Flores como consejero de Infraestructuras le sacó de la jubilación. Campos (Valencia, 1936) conoce bien un puerto que ha dirigido en tres ocasiones

Asegura que el puerto de Alicante ha ganado competitividad y ha recuperado la confianza de muchas empresas y sectores que diez años atrás movían su mercancía por otros recintos. Ahora el puerto tiene una crisis de crecimiento. Su ampliación desvía al sur la actividad portuaria y en sus instalaciones se proyectan actuaciones que, en una ciudad volcada al mar como Alicante, han puesto en pie de guerra a colectivos ciudadanos y a la oposición socialista. La planta de biodiésel, en punto muerto, y los 15 silos de cinco cementeras están en el centro de la polémica. El puerto aprobó esta semana la implantación de estos silos que Campos defiende. La entrevista se realizó antes.

Pregunta. ¿Cuáles son sus prioridades?

"No se defiende un puerto oponiéndose a todo lo que se quiere hacer"

"Vivir cerca de un puerto puede crear molestias que iremos eliminando"

Respuesta. Hace años se empezó a tener una gran preocupación por abrir el puerto a la ciudad. Vamos a quitar toda la mercancía de la zona más urbana, incluso del muelle de Levante. La actividad allí tiene demasiado impacto en la ciudad y las dimensiones de los muelles y de las explanadas no son las adecuadas para este tipo de mercancías. Esa zona va a quedar para cruceros turísticos y actividades de recreo. Por otra parte, desarrollaremos lo nuevo que se ha construido. Prácticamente se ha hecho otro puerto, pero con más calado, con más explanadas para el comercio marítimo. Es un cierto continuismo, pero es necesario. Además, la ciudad se ha aproximado al puerto. Hace años había industrias en la zona sur del puerto frente a la playa de Babel que ahora son viviendas. La preocupación del puerto por el medioambiente es cada vez más fuerte y se están tomando medidas de buenas prácticas medioambientales y estableciendo controles y procedimientos para ver en qué medida puede afectar al entorno la actividad y contrarrestarlo o establecer medidas correctoras.

P. La ampliación está creando polémica y colectivos vecinales y oposición rechazan que esa zona del puerto se convierta en un polígono industrial.

R. Se dice eso pero no es cierto. Es cierto que hay una polémica que ha surgido en prensa. El puerto se ha ampliado por el sur, como estaba previsto en el Plan Especial del Puerto que se aprueba en 2006, también por el Ministerio de Fomento y Puertos del Estado. Todo se ha hecho con los controles que la ley establece. Es un puerto comercial, no industrial. Se van a hacer silos. Está previsto trasladar la actividad de cemento que hay al lado de la estación de cruceros.

P. ¿Si Alicante tuviera más suelo industrial seguirían los planes de instalar silos y la planta de biodiésel en el puerto?

R. La planta de biodiésel es algo distinto porque ahí sí que hay una cierta actividad de transformación, mínima y que no produce molestia ni contaminación. Pero ha despertado la oposición de muchas personas y al final los promotores probablemente desistan si ven dificultades. En muchos puertos se están instalando. En Gijón, por ejemplo, hay una y la misma empresa que iba a ponerla en Alicante ha pedido una ampliación, seguramente porque ve que aquí tiene dificultades. El puerto de Alicante aprobó el proyecto, pero el Ayuntamiento no le ha dado licencia y está pendiente de licencia. No sé si al final se dará o no.

P. ¿Le ha comunicado la empresa que desiste de hacer el proyecto en Alicante?

R. Directamente, no. Han hablado con Terminales Marítimas del Sureste, adjudicataria de la ampliación del puerto, y le han dicho que se están planteando ir a otro sitio. Nosotros no tenemos información oficial.

P. Hay vecinos preocupados por la suciedad que genera la actividad en la zona y por un posible riesgo para su salud. Se quejan de falta de información.

R. Todo lo que se ha hecho ha salido a información pública y todo el mundo se ha podido enterar. Desde el año 92 el Plan Especial del Puerto estaba redactado y allí decía que el recinto se iba a desarrollar hacia el sur. Y aunque la concesión ya estaba otorgada, cuando cinco empresas solicitan colocar silos, hemos querido que tuviera la máxima publicidad. Estoy a favor de los silos, son un procedimiento seguro y nulo contaminante. Ahora, hay unos muelles que funcionan desde 1988 con graneles. Allí se mueve clinker y carbón con grúas y cucharas, y si hay un día de mucho viento reconozco que se produce algo de polvo. Estamos tratando de corregir eso. Queremos especializar esos muelles para graneles, poner pantallas y aspersores para que el día que haya viento el polvo no vaya hacia tierra.

P. Entonces entiende en parte las quejas de los vecinos

R. Sí, pero no por los silos de cemento. Entiendo la queja porque vivir cerca de un puerto puede producir ciertas molestias y el puerto tiene una gran preocupación por ir minimizándolas o eliminarlas en la medida que sea posible. Vamos a poner una estación de medición de partículas de polvo casi en el límite del puerto para ver en determinadas condiciones de viento o de operativa qué está ocurriendo. Habrá sensores que analizarán las partículas. También se instalarán unos sistemas para saber con días de antelación la intensidad de viento y la dirección. Con eso, si viene un barco y va a haber mucho viento haremos que empiece a descargar al día siguiente o cuando se calme el viento. Estamos preocupados desde hace tiempo por estos problemas y queremos un puerto limpio y que produzca un impacto mínimo en la ciudad.

P. ¿No cree que tal vez es momento de iniciar un diálogo con los colectivos críticos?

R. En el trámite de información pública de los silos recibí a todo el mundo que quiso hablar conmigo. Han venido CC OO, la asociación de vecinos de San Gabriel, la de Gran Vía Sur-Puerto, cuyo presidente es vicepresidente de la que se denomina plataforma en defensa del puerto de Alicante. La denominación me choca un poco porque no se defiende el puerto de Alicante oponiéndose a todo lo que se quiere hacer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de noviembre de 2007