Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un conductor tras huir 183 kilómetros a 200 por hora

Escapó de un control y arremetió contra coches patrulla en la persecución

La persecución se convirtió en una peligrosa carrera. La Guardia Civil detuvo durante la madrugada de ayer a un conductor de 36 años que, bajo los efectos de las drogas, se saltó un control en Pilas (Sevilla) y recorrió 183 kilómetros a una media de casi 200 por hora antes de ser detenido a tan sólo siete kilómetros de la capital cordobesa. Durante el acecho arremetió contra varios coches patrulla que intentaron pararlo. El detenido, identificado como J. A. R. N. tuvo en jaque a tres cuerpos de policía de dos provincias.

La vertiginosa carrera comenzó en un control ordinario de la Guardia Civil en la autovía A-49, que une Huelva y Sevilla. Eran las 4.30 y los agentes dieron el alto al conductor de un vehículo de gran cilindrada. Pero éste no paró. Aceleró y obligó a un agente a tirarse al suelo para esquivarlo. No dejó de pisar el acelerador hasta 183 kilómetros más tarde.

La Guardia Civil montó un dispositivo para interceptar al vehículo, que se dirigía a toda velocidad hacia la capital sevillana. La Policía Local y los agentes del Cuerpo Nacional de Policía se echaron a la carretera para intentar detenerlo.

Varios vehículos policiales consiguieron aproximarse e intentaron detener el vehículo para evitar que causara un accidente de tráfico, pero fueron golpeados por el coche del conductor a la fuga, que siguió su carrera dando muestras, según el atestado de la Guardia Civil, de una "temeridad manifiesta".

Finalmente, el conductor se detuvo sobre las cinco y media de la madrugada ante un control de la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía a sólo siete kilómetros de Córdoba, en la carretera N-IV. La Guardia Civil de Córdoba se ha hecho cargo de las diligencias y constató que el detenido había consumido drogas. Le imputan delitos de desobediencia grave, atentado a agente de la autoridad y conducción temeraria.

El control de Sevilla coincide con los establecidos este fin de semana por la Guardia Civil para someter a los conductores a análisis de saliva y detectar el consumo de estupefacientes. En uno de estos dispositivos, el pasado miércoles, los Mossos d'Esquadra detuvieron a Sergi C. M., de 20 años, cuando conducía en sentido contrario por la autovía C-65, a la altura de Llagostera (Girona). El joven, que estuvo a punto de llevarse por delante un coche policial, dio negativo en el control de alcoholemia, pero positivo por hachís.

La Operación Salida del puente, hasta las ocho de la tarde de ayer, se había cobrado 10 vidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de noviembre de 2007