Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El absentismo en algunas áreas municipales de Sevilla llega al 40%

El 20% de los agentes de la Policía Local se ausenta del trabajo cada día

El elevado absentismo laboral se ha convertido en un grave problema en el Ayuntamiento de Sevilla. Las faltas al trabajo en algunos servicios municipales rondan o superan el 40%, como es el caso de los ordenanzas de los colegios dependientes del consistorio. En la mayoría de las ocasiones, los trabajadores (funcionarios o personal laboral) aducen enfermedad o problemas familiares.

El Ayuntamiento de Sevilla cuenta con una plantilla de 5.400 trabajadores, entre funcionarios y personal laboral, casi a partes iguales. La media de absentismo del personal municipal es del 8,5%, pero hay fuertes diferencias según la labor que se desempeñe.

La falta al trabajo de los porteros de colegios ronda el 46%, según fuentes municipales. A continuación, entre el 30% y el 40% de ausencias, se sitúan los cuidadores de parques y jardines, los servicios de limpieza y los peones.

Destacan también las ausencias de la Policía Local, que tiene una plantilla aproximada de 1.200 agentes. En este caso, el absentismo está entre el 15% y 20%. Los bomberos están entre el 12% y 15%.

El concejal delegado de Personal y Recursos Humanos, Alfonso Mir, reconoce que estos colectivos son los que absorben el mayor porcentaje de absentismo laboral. "Son los sectores que cualitativamente tienen mayor índice de absentismo. Estamos analizando esta situación y es un interés de esta delegación obtener mayor información al respecto para corregir estas cifras", apostilla Eva María Contreras, directora general de Recursos Humanos.

Para erradicar esta situación, el gobierno local, del PSOE e IU, prepara cambios en su política de control del personal municipal. Entre otras cuestiones, el equipo de gobierno prepara medidas incentivadoras, pero también preventivas y sancionadoras para los trabajadores que más se ausenten de sus responsabilidades.

La primera actuación ya se está aplicando. Se trata de un nuevo sistema informático que cruzará en breve los datos de las distintas delegaciones municipales para conocer al detalle, casi en tiempo real, el porcentaje de absentismo laboral de toda la plantilla de funcionarios y trabajadores laborales. "Queremos obtener una información más rica y útil porque, aunque el índice global no es preocupante, hay colectivos en los que debemos mejorar", explicó Contreras.

UGT, el sindicato mayoritario, reconoce este problema de absentismo en algunos colectivos aunque redujo la incidencia. Según el denunció el dirigente sindicato Santiago de los Reyes, el Ayuntamiento no les ha facilitado "nunca" las cifras de absentismo. "Además suele computar como bajas laborales las plazas vacantes que no cubre", espetó.Para una plantilla de 5.400 trabajadores sólo hay dos inspectores. Los jefes de departamento hacen, en ocasiones, las funciones de control, aunque no tengan las competencias. La delegación municipal de Recursos Humanos asume que esta pareja de inspectores es "insuficiente".

Eva María Contreras afirmó que estudia la posibilidad de aumentar el número de inspectores. "Nunca son suficientes y nos replanteamos mejorar este servicio, aunque he de resaltar que el trabajo de control que desarrollan es exhaustivo y muy riguroso", afirmó la directora general de Recursos Humanos, quien descartó, sin embargo, implantar el sistema de fichaje para controlar el horario de entrada y salida de los trabajadores municipales.

Esta ausencia de medidas de control puede explicar situaciones escandalosas, como la ausencia de 33 de los 60 ordenanzas de colegios por enfermedad o compromisos familiares.

UGT aplaudió las medidas de control anunciadas por el consistorio porque, según explicó Santiago de los Reyes, los sindicatos son "los primeros interesados en corregir el absentismo".

"El que haya trabajadores que no vayan a sus puestos perjudica a los otros compañeros. Está bien que se controlen a los empleados, pero pido también vigilancia sobre los jefes de servicio", espetó un representante sindical.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de noviembre de 2007