El circuito de los garitos con música en vivo ya tiene premios

Nacen Los Guilles, los galardones que se otorgarán a los mejores músicos que recorran los locales madrileños

Que la música se disfruta en plenitud viendo cómo la hacen los músicos en directo, es algo que muy pocos dudan. Y si el artista que la produce, está más cercano que en un gran estadio, el gozo es aún mayor. Pocos lugares como las pequeñas y medianas salas de conciertos y bares de música en vivo reúnen las condiciones para ese disfrute. Hay, en ellos, también, un factor cultural, además de divertido; y de emoción por la anticipación, pues muchos de los grandes artistas que llenan estadios, empezaron tocando el lugares como La Boca del Lobo, el café Central, Clamores, Siroco, Galileo Galilei o Gruta 77.

Las salas que comienzan tienen problemas administrativos
Pretenden reflejar y reconocer el trabajo de los artistas de rock, pop, jazz...

El núcleo principal de los bares que con regularidad ofrecen música en directo prácticamente a diario en Madrid, celebraron anoche su primera fiesta oficial en el Galileo Galilei. Aglutinados desde hace cinco años en la asociación La Noche en Vivo (LNEV), los bares han creado Los Guilles, unos premios que pretenden reflejar y reconocer el trabajo de los artistas habituales en ese circuito, en cualquiera de los estilos acogidos a lo que se llama música popular (flamenco, rock, pop, jazz, canción de autor, hip-hop). El diminutivo cariñoso de Guillermo Martín, el guitarrista madrileño fallecido el año pasado, paradigma del músico habitual de garito y que tocó con Desperados, Neverly Brothers, Los Rodríguez, Loquillo, Andrés Calamaro, Quique González o Jaime Urrutia, inspira el nombre del premio que ayer vivió su primera gran gala de entrega. Los Guilles reconocen también el esfuerzo de instituciones y organismos que apoyan la música en directo, y por eso entregaron anoche un premio que ya se conocía de antemano, el que iba dirigido colectivamente a Alicia Moreno, Delegada del área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid, sus colaboradores Carlos Baztán y Manuel Lagos, el vicepresidente de Artistas Interpretes y Ejecutantes, Luís Mendo, y Rosa León, ex concejala de y ahora en el INAEM (Instituto Nacional de Artes Escénicas).

En el transcurrir de la gala, salpicada de las actuaciones de Rebeca Jiménez, premiada en la categoría de canción de autor, Vetusta Moral, Xoel López (Deluxe) y Pereza, en el ambiente flotaba el deseo de hablar en corrillos sobre la salud actual de la música en directo en Madrid. Veteranos de la noche, como el periodista Jesús Ordovás, reconocía que ahora en Madrid "hay mucha más variedad y salas que nunca, con cerca de 20 conciertos distintos cada día". Leyva, de Pereza, coincidía: "Hay muchas bandas buenas, muchos más locales de ensayos y sitios para tocar. Estamos de puta madre".

Sin embargo, otros igual de veteranos que Ordovás, ponían alguna pega. Julio Muñoz, de CreAcción, la Asociación cultural que organiza Festimad desde hace 10 años, aseguraba que nada había cambiado "desde hace 20 años". Para Muñoz, las salas que "funcionan son las mismas. Las que comienzan, tienen problemas administrativos".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ariel Rot, el rockero argentino afincado desde los 70 en Madrid, anhelaba los años que siempre quería noches agitadas de rock and roll: "Ahora sigo teniendo noches muy agitadas, pero son las que me dan mis hijos, aun muy pequeños". Javier Muniz, alías Javi Alimaña, presidente actual de LNEV y regente de La Boca del Lobo, sin embargo reconocía el nuevo talante de las autoridades municipales encargadas del área de cultura: "La asociación ha servido para aglutinarnos y diagnosticar los problemas comunes de licencias y permisos que teníamos. Valoramos positivamente la actitud del ayuntamiento ahora". Nanye, gerente del Café Central, coincidía: "El área de Cultura nos apoya, pero topamos muchas veces con las juntas de distrito o los departamento de industria. Aunque ya empiezan a dejar de vernos como "estos de los bares". Ángel Viejo, responsable de la sala Galileo, reconocía también el "esfuerzo municipal", pero decía que "aún queda mucho camino que recorrer".

Los Guilles cumplieron su ritual, y por el escenario del Galileo Galilei fueron pasando los premiados. El periodista Fernando Martín, hermano de Guille, recogió su primero, a título póstumo. Después que Rebeca Jiménez recogiera el de Canción de Autor, al grupo de surf Los Coronas, se les dio el de mejor grupo de pop y rock. En total diez Guilles que completó el periodista Jesús Ordovás por su apoyo durante más de dos décadas a la Difusión de la Música en Directo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS