Magda Salarich, directora general de la Fundación Ramón Areces

Calentando motores

Se trata sin duda de una de las mujeres que más atención han recibido en la prensa económica española. Decidió pasar el verano como ama de casa y tratar de devolver a su familia una pequeña parte del tiempo que le ha robado durante los últimos lustros. En el mismo momento que se anuncia su salida de Citroën comenzaron las quinielas sobre su siguiente destino destacando como pleno al 15 una posible incorporación a El Corte Inglés.

Su diplomacia le obligaba a un escrupuloso silencio estival, pero eran muchas las piezas que encajaban en el puzle. Destacaba sobre todo la complementariedad, por un lado, de una de las entidades más admiradas del panorama empresarial español con una importante asignatura pendiente, sin embargo, como es su expansión internacional. Por el otro, uno de los ejecutivos españoles con mayor experiencia internacional.

Así, se han unido el hambre con las ganas de comer. Durante los últimos años, Magda Salarich se ha pateado toda Europa de arriba abajo y de izquierda a derecha desplazándose continuamente por los 28 países que abarcaba su responsabilidad atendiendo una red comercial con una gran capilaridad y de cuya calidad es en parte responsable.

Pero no es sólo en la dimensión internacional donde se presenta un futuro de grandes sinergias, como quizá no sea tampoco una casualidad que ambos hayan utilizado en algunas ocasiones el mismo reclamo publicitario como es el caso, por ejemplo, de Claudia Schiffer. Durante su mandato consiguió mejorar notablemente las ventas de Citroën en Europa con una filosofía de continua tensión comercial.

De nuevo su diplomacia le impide comentar nada más allá de las funciones propias de su cargo como directora general de la Fundación Ramón Areces, principal accionista de la mayor cadena de distribución española, poco propicia, por otro lado, al despliegue informativo. Un puesto de nueva creación, al que se dedicará sin duda con la ilusión y el entusiasmo que le caracterizan y que ha sido creado para ella con las funciones ejecutivas que asumía hasta ahora el secretario de la fundación y presidente del consejo de administración de El Corte Inglés, Juan Manuel de Mingo.

De momento, a la espera de incorporar una nueva velocidad a su trabajo de apoyo a la investigación científica, seguro que no podrá evitar mirar, aunque sea de reojo, el escaso éxito de las ventas de automóviles en las dependencias de los grandes almacenes a través de su firma, Many Cars.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS