Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos piden planificación política

"Estamos en un punto hacia otra situación, con incertidumbre, pero en un futuro inmediato habrá un enfriamiento del mercado y la aceptación política de la problemática". La doctora en Geografía Carmen Ocaña, de la Universidad de Málaga, se mostró ayer optimista minutos antes de su ponencia, Urbanización y vivienda. Negocio financiero y conflicto social, que clausuró el Congreso de la Asociación de Geógrafos Españoles celebrado en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla.

Ocaña citó algunos "aciertos" de la nueva ley del suelo como la reserva de terreno para vivienda social o la disminución de las plusvalías en el cambio del uso del suelo. En su opinión, ha habido numerosos factores de tensión en el crecimiento urbano, con "una política liberal que ha favorecido un urbanismo extenso, desordenado, a pesar del cual no ha bajado el precio de la vivienda". Los expertos reclamaron el regreso de la planificación política e incidieron en la necesidad de una nueva cultura del territorio.

Según su opinión, la sociedad española carece de valores en este sentido. "Tenemos que encontrar un lenguaje que transmita a la gente los problemas del territorio para poder intervenir; el paisaje es cultura y el marco social en que vivimos", dijo Rafael Mata, catedrático de Análisis Geográfico Regional de la Universidad Autónoma de Madrid. Mata también apuntó a la importancia de que la Geografía "dialogue" con otras disciplinas preocupadas por el territorio, como la Economía o la Arquitectura.

El Congreso, que se celebró desde el martes pasado en la capital hispalense, trató la ordenación y el desarrollo territorial e incidió en la dimensión ambiental y en los objetivos de cohesión de las políticas de gobierno del territorio a todas las escalas. Según los geógrafos, el debate partidista y el conflicto existente entre el Gobierno y las autonomías "está bloqueando cualquier tipo de avance en el entendimiento compartido", por lo que es necesario un instrumento de ordenación para el conjunto español.

Las vías de actuación propuestas pasan por el reordenamiento jurídico con una jerarquía de planes a distintas escalas y el recurso a instrumentos de Derecho que promuevan la coordinación y la cooperación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de octubre de 2007