Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Televisión

La cámara de 'Callejeros' enfoca a Palma Palmilla

Callejeros (22.20, Cuatro) es "el José Tomás de la televisión, el que más se arrima". Así explica el subdirector, Nacho Medina, la labor de los reporteros del programa, que cada semana enseña "otros mundos, que están en éste". "Sin intermediarios". Y con "respeto y falta de afectación", y de una manera "sorprendente", precisa Elena Sánchez, directora de Contenidos de la cadena.

El espacio, a punto de cumplir un centenar de emisiones, pone desde esta noche en marcha una serie de especiales, de mayor duración de la habitual (media hora), que arranca en el barrio malagueño de Palma Palmilla. Un distrito donde los vecinos "se han cansado de luchar", apunta Jalis de la Serna, el reportero que ha recorrido sus calles, donde conviven la marginalidad, la miseria, la droga y el abandono.

Hablar de esos barrios -una "vergüenza para todos nosotros"- es una "deuda" que Callejeros aspira a saldar, expone su directora, Carolina Cubillo. Y lo hace en horario de máxima audiencia, una circunstancia que, a juicio de Elena Sánchez, "rompe las leyes de la televisión".

Para Sánchez, Callejeros se ha convertido en un "referente": de los espectadores (9,6% de cuota de pantalla, más de dos puntos por encima de la media de Cuatro), de la crítica (con premios como un TP de Oro) y de la competencia: "muchas cadenas buscan su Callejeros". "Construir referentes no tiene precio", concluye Sánchez, para quien programas como éste "hacen que Cuatro sea mejor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de octubre de 2007