_
_
_
_
_

Gas Natural irrumpe en el negocio eléctrico de México

La gasista compra activos a EDF por 1.013 millones

El conocido repliegue del gigante eléctrico francés EDF en América Latina ha acabado por reforzar la posición de la española Gas Natural en México, donde hasta ahora sólo estaba presente en la distribución de gas. La gasista acaba de convertirse en el segundo operador privado de generación de electricidad del país, por detrás de Iberdrola, y en el único operador privado de gas y electricidad.

La compañía que controlan La Caixa y Repsol YPF se ha hecho con cuatro ciclos combinados y un gasoducto de 54 kilómetros de EDF y un quinto ciclo combinado de propiedad compartida entre el grupo galo y Mitshubishi. La operación, la mayor adquisición de activos realizada por Gas Natural hasta la fecha, asciende a 1. 448 millones de dólares (1.013 millones de euros) y suma una potencia instalada de 2.233 Megavatios (MW).

Comparativamente, en España, la potencia instalada mediante ciclos combinados de la empresa, que generan electricidad quemando gas y vapor, ascienden a 3.600 MW. Gas Natural cuenta con otros proyectos en desarrollo por 1.200 MW más, a los que se suman los 540 MW de Puerto Rico.

Se da la circunstancia de que la francobelga Suez, rival de EDF y que de socio amigo ha pasado a socio algo incómodo en Gas Natural tras reforzar su peso en el accionariado hasta el 11,4%, era uno de los 30 grupos con los que la empresa presidida por Salvador Gabarró ha competido en esta operación. "Hemos ganado porque la nuestra era la mejor oferta, aquí no hay nada más", afirmó a este diario el consejero delegado de Gas Natural, Rafael Villaseca.

"Lo importante no es sólo el potencial de crecimiento de los ciclos combinados en México, sino el potencial de crecimiento en Norteamérica", añadio Villaseca, en alusión a la venta de energía eléctrica a EE UU (donde ya se vende gas natural licuado). El mercado NAFTA (México, Canadá y EE UU) es, a medio plazo, uno de los objetivo de expansión. Además, el Gobierno mexicano promueve los ciclos combinados como fuente de energía eléctrica, que con la construcción prevista de nuevas plantas alcanzará el 29% de la electricidad total. Y se espera que a la larga lleguen a pesar un 51% en el mix energético del país. Pero la opción a nuevas licitaciones no existirá hasta 2010.

Deuda por el 100%

La operación será financiada por completo recurriendo al endeudamiento. Tradicionalmente, Gas Natural ha sido la compañía del sector con un nivel de deuda más bajo. La proyección que hacen los financieros de la empresa sobre el impacto de estas adquisiciones sitúan el apalancamiento en un 36% de deuda sobre fondos propios, de cara al tercer trimestre de la empresa. Al cierre del primer semestre del año, en que la deuda bajó en 600 millones de euros, este ratio era del 28,4% (la deuda total ascendía a 2.476 millones).

Los activos comprados generan 175 millones de Ebitda. La gasista dijo que la operación aumentará el beneficio neto desde el primer momento.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_