Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguas de Valencia incluye a Víctor Campos en su consejo

El ex vicepresidente del Consell dejó la política en abril

El casi recién estrenado consejo de administración de Aguas de Valencia, con Eugenio Calabuig en la presidencia, se marcó como objetivos el profesionalizar la sociedad y hacer desaparecer las turbulencias y polémicas, sobre todo las relacionadas con la política o los políticos. Sin embargo, los hechos parecen otros ya que el consejo ha decidido, por unanimidad, que el ex vicepresidente del Consell y aún secretario provincial del PP en Castellón, Víctor Campos, sea nombrado consejero. Este no fue el único nombramiento decidido por el consejo celebrado el pasado lunes, donde también se adoptó el acuerdo de incluir a un gestor como Jaume Avellà y al empresario Joaquín Rocamora. Fuentes de la compañía quisieron ayer atribuir los nombramientos a una intención de "vertebrar" la sociedad, que participada de forma mayoritaria por Inversiones Financieras Agval, de la que forman parte el Banco de Valencia, Fomento Urbano de Castellón, Boluda Inversiones y el Grupo Luis Batalla.

La compañía explica que quiere "vertebrar" la empresa

Así, hablaron de Campos como el "representante" de Castellón y de Avellà y Rocamora como los de Alicante, hecho que iría en consonancia con los planes de futuro de Aguas de Valencia de extenderse por los mercados que tiene más próximos.

El hecho es que la adquisición del 33% de la sociedad que poseía el grupo Saur y que ha pasado a manos del principal accionista de Aguas de Barcelona, el Grupo Suez, ha provocado la dimisión, en bloque, de los cinco consejeros que representaban a los anteriores accionistas. Así, el consejo se quedó únicamente con nueve miembros, ya que el décimo puesto, nunca cubierto, es el que ocupó el popular Aurelio Hernández, que pilotó la compañía durante un tiempo pero que acabó siendo despedido. Con los nombramientos, y sin notificación oficial y directa de la compra que ha costado a Suez 135 millones de euros, el consejo ha querido ocupar rápidamente las vacantes. De esta manera, también hace evidente su intención de no dejar que sus nuevos socios se sienten en el órgano de dirección de la empresa pese a la idea de Suez de incorporarse como un accionista operativo y no únicamente financiero.

En cualquier caso, el nombramiento de Víctor Campos tiene una significación política que la sociedad ha querido equilibrar con el hecho de que Avellà fue, en su día, director general con el Gobierno de Joan Lerma. Aun así, empresarialmente, el nuevo consejo de Aguas de Valencia contará con un representante que podrá significarse en el caso de que la empresa inicie una pugna, que ya se prevé, con Aguas de Barcelona. Más aún cuando esta ha formado coalición con el Grupo Marina d'Or y ya cuenta con una concesión de distribución en el municipio castellonense de Cabanes, tas pasar por encima de Facsa, la principal distribuidora de agua de la provincia de Castellón y ex empresa del ahora presidente de Aguas de Valencia, Eugenio Calabuig.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de octubre de 2007