Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero contempla una nueva rebaja de impuestos

El Gobierno abre la puerta a nuevas rebajas de impuestos a escasos meses de las elecciones. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, subrayó ayer en el Congreso Nacional de la Empresa Familiar, en Palma de Mallorca, que es posible que se apliquen nuevas bajadas impositivas. El presidente indicó que la presión fiscal "debería evolucionar a la baja", aunque no detalló en qué impuestos ni en qué intensidad.

A pesar de las rebajas del IRPF y del impuesto de sociedades en 2007, la presión fiscal ha evolucionado claramente al alza en los últimos años. Hasta el punto de que España se sitúa a la cabeza de la OCDE -la organización que agrupa a los 30 países más ricos del mundo- en subida de la presión fiscal, que ha pasado del 34,7% al 36,7% del PIB en sólo dos años, de 2004 a 2006.

"La política de reducción impositiva de este país puede continuar", apuntó Zapatero ante un foro de más de 600 empresarios familiares, al que este tipo de mensajes les suena muy bien. El presidente del Gobierno dejó caer la posible rebaja basándose en que la economía española recibirá "un impacto limitado y transitorio de la crisis internacional".

Zapatero se basó en la buena evolución de la economía española, de la que auguró que seguirá creciendo a tasas similares a las de 2006, que continuará creando empleo y que mantendrá la tasa de paro por debajo del 8%. Asimismo, adelantó que el superávit de la Seguridad Social hasta septiembre se elevó a 13.722,8 millones de euros.

Más recaudación

A pesar de las rebajas de impuestos, la recaudación sigue creciendo a buen ritmo. El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, anunció que el Estado registró un superávit de 12.857 millones de euros al cierre del tercer trimestre, el 1,22% del PIB, con fuertes incrementos en la recaudación de los grandes tributos: del 32% en el impuesto de sociedades y del 16% en el IRPF. Por el contrario, los ingresos procedentes del IVA siguen prácticamente estancados, con un crecimiento del 1,9% hasta septiembre. Ocaña explicó que esa evolución obedece a un cambio en el patrón de crecimiento, con un menor tirón del consumo. El número dos de Economía aseguró que el superávit de 2007 se situará "en la línea del año pasado", es decir, en torno al 1,8% del PIB.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de octubre de 2007