Los nuevos campos de golf serán de uso público y sin viviendas

El decreto de la Junta sólo permitirá hoteles y locales de ocio

Habrá más campos de golf, pero de uso público y sin viviendas. Eso dice el decreto que regulará estas instalaciones deportivas y que ya tiene ultimado la Junta.

Alrededor de estos campos, sólo habrá hoteles y locales de ocio con una edificabilidad restringida. Se construye así un armazón jurídico para impedir que el suelo que ocupe un campo de golf pueda ser urbanizado en el futuro.

Una de las novedades más llamativas del decreto es la consideración de los campos de golf como instalaciones "de acceso público", independientemente de quien sea su propietario, mientras que se incluye la obligatoriedad ya anunciada del uso de agua reciclada para el riego. Aunque la norma, a cuyo borrador ha tenido acceso EL PAÍS, ya está consensuada por los distintos departamentos de la Junta implicados, el Gobierno aún no tiene fecha para su aprobación, que en todo caso pretende hacer antes de que termine la legislatura.

Más información
Cuatro años y media docena de borradores

"Serán no compatibles con los campos de golf a los efectos de este decreto, los usos residenciales, comerciales, industriales y terciarios", declara el artículo 3 del decreto, compuesto por un total de 24 y dos disposiciones transitorias. Tras más de tres años y medio en busca de un consenso, en la redacción final de la norma han prevalecido las tesis estrictas de la Consejería de Obras Públicas. Más de la mitad del articulado (13) está dedicado a cuestiones urbanísticas.

El decreto sí contempla en casos muy excepcionales usos residenciales en campos de golf denominados de Interés Turístico, que tienen que estar recogidos en los planes subregionales de ordenación del territorio (POT). Como norma general, los campos de golf deben estar previstos específicamente en los planes generales de ordenación urbana de los municipios, y nunca se permitirá un cambio de calificación de suelos no urbanizables protegidos para este uso. No se permitirán campos de golf en suelos con riesgo de erosión o desprendimiento, ni en los que presenten un desnivel de más del 35% en el 70% de su superficie, ni en las cabeceras de las cuencas hidrográficas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El borrador establece unas superficies mínimas de 30 hectáreas para un campo de nueve hoyos, 50 hectáreas para los de 18, y 65 para los de 27. La edificabilidad de los hoteles no podrá superar el 2% de la superficie del campo, pero deben tener un mínimo de 50 habitaciones si es de nueve hoyos, y 100 si es de 18.

Los datos

- Unos 365.000 turistas vinieron a Andalucía en 2005 para jugar al golf

- Los visitantes gastaron 512 millones de euros, el 3,5% de los ingresos por turismo de 2005

- En Europa se producen al año 1,5 millones de viajes por el golf

- En Andalucía hay 95 campos. Los municipios quieren construir 300 más

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS