Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

A pedir el metro en un Renault 5

Vecinos de Santa Eugenia presentan 12.000 firmas en la Asamblea para exigir la llegada del suburbano tras 30 años de reivindicaciones

Julio Físico, de 71 años, llega pronto a la cita. Espera en la esquina de la avenida de Santa Eugenia, frente a las paradas de autobús. El metro más cercano -Villa de Vallecas, en la línea 1- queda "a unos 15 minutos" de caminata. La parada del Cercanías, a la misma distancia en dirección contraria. El hombre enciende un cigarro. Entre caladas, explica que su barrio (27.000 habitantes) sigue sin metro "por intereses del capitalismo". La línea 1 ha crecido hacia los nuevos bloques del Ensanche de Vallecas y Santa Eugenia se ha quedado "aislado", a pesar de que en los años setenta ya se hablaba del tema en el barrio. Julio casi ni se acuerda de las primeras movilizaciones. Más de 30 años después, la asociación de vecinos La Colmena retoma la reivindicación con 12.000 firmas para la Asamblea de Madrid.

Llega Carmen Aparicio a la esquina de la avenida. Tiene 10 años menos que Julio. Compró el piso en Santa Eugenia en 1974. La publicidad de la inmobiliaria de entonces rezaba: "Con el metro a la puerta de casa". La mujer se ríe. Unos minutos después aparece Sara Llanos, de 25 años. Reconoce que la gente de su edad "se moviliza poco", pero ella no piensa rendirse. Tres generaciones se montan en el Renault 5 color crema de Julio para ir a la Asamblea, también en Vallecas. Es el modo "más rápido" de llegar, explica el hombre. Les sigue otro coche con más vecinos.

"No es cierto que tengamos buenas alternativas de transporte", protesta Sara a mitad de camino. Por ejemplo, si un vecino de Santa Eugenia quiere ir al centro tiene dos opciones. Puede coger la línea 145 de autobús hasta la estación de Cercanías de Santa Eugenia. De ahí, hasta Atocha y transbordo a la línea 1 de metro hasta Sol. Tres billetes distintos. Más de una hora de recorrido. "Si te pilla en festivo puedes esperar media hora para que llegue un tren de Cercanías", añade Sara. Opción dos: la misma línea 145 de autobús hasta Conde de Casal. Allí, línea 6 de metro hasta Pacífico y cambio a la línea 1. Una hora y dos billetes.

Los vecinos aseguran que un ramal a la estación de metro de Conde de Casal -a más de siete kilómetros de la avenida- les ahorraría tiempo y dinero. Y no sólo a ellos. Han propuesto un trazado con estaciones en Santa Eugenia, en el hospital de Vallecas, la Universidad Politécnica y los barrios que confluyen en la calle de El Bosco. También les serviría una estación que enlazara con la parada de Villa de Vallecas (línea 1), a dos kilómetros de distancia. Una portavoz de la Consejería de Transportes explicó ayer que estudiarán la petición, pero que nunca ha existido un proyecto para llevar el metro a esa zona.

La comitiva de vecinos, siete en total, aparca detrás del edificio de la Asamblea. Julio transporta la caja con las firmas en un carrito metálico. Declaraciones y fotografías para la prensa. Apoyo en la entrada de los diputados Fausto Fernández (IU) y Modesto Nolla (PSOE). Entran para dejar la caja. Sello del registro. Todo es muy formal. Ascensión de la Zarza (de 81 años) también ha acudido a presentar las firmas. Cuenta que se peleó con una vecina en el autobús porque no había firmado. "Están paniaguados en el barrio, ya se darán cuenta de lo que pierden cuando quieran vender el piso y no les den ni 20 millones". La mujer habla en pesetas. Explica que se mueve en autobús a todas partes. "Estoy ágil, voy sola donde haga falta". El tren de Cercanías es otro cantar. "¡Ay, ya no, hija..., demasiadas escaleras para mí!".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de octubre de 2007