Reportaje:

La autopista en el jardín de casa

Un nuevo carril bus en la A-6 obligará a expropiar viviendas y terrenos cercanos

El proyecto del Ministerio de Fomento para construir un carril exclusivo de autobuses que irá aproximadamente del kilómetro 19 al 39 de la A-6 (carretera de A Coruña), en ambos sentidos, afecta a unas 20 edificaciones -entre ellas 10 chalés-, a empresas y a instalaciones deportivas, deja casas sin jardín y con dificultades de acceso, y entra en zonas de suelo no urbanizable protegido. La nueva infraestructura viaria discurre por los términos municipales de Las Rozas, Torrelodones, Galapagar y Collado-Villalba. Los afectados, que ya viven junto a los 12 carriles de la autovía (cuatro de la calzada principal más dos de vía de servicio en cada sentido), han creado una plataforma para intentar parar la actuación.

"Es como vivir con la espada de Damocles sobre la cabeza", dice un vecino afectado

El Ministerio de Fomento recuerda que el proyecto no es definitivo y que se acomete para mejorar el tráfico en la zona. En este momento se están analizando las alegaciones interpuestas por vecinos y ayuntamientos. A continuación, el Ministerio de Medio Ambiente elaborará la declaración de impacto ambiental. "Estamos abiertos a todas las alegaciones de los vecinos. Nuestra flexibilidad es total, incluso estamos aceptando escritos que nos llegan fuera de plazo", sostiene un portavoz de Fomento. El trazado afecta a un total de 276 parcelas catastrales y la superficie a expropiar es de 539.047 metros cuadrados.

El acoso a las viviendas construidas a lo largo de la A-6 se repite con los años. Los residentes ven cómo la carretera, acompañada de ruido y contaminación, se acerca a sus casas de forma inexorable. En el tramo de 20 kilómetros del proyecto de creación del carril bus el tráfico diario es de 126.000 vehículos. "Es como vivir con la espada de Damocles encima de la cabeza. Nunca sabes hasta dónde van a llegar. Ahora me dejan sin casa. Bueno, puedo poner una tienda de campaña al lado de la piscina", ironiza Patricio Hermida, que perderá su vivienda unifamiliar, situada en Torrelodones, donde reside con su mujer y sus dos hijas.

El propietario de la finca El Choco, kilómetro 33,200 de la A-6, en el término municipal de Galapagar, ha comprobado sorprendido cómo su casa, de 200 años de antigüedad, está afectada por la expropiación. Con ella se irán también 82 cedros y 15 pinos, todos ellos de gran porte. En el inmueble residen cinco personas.

El dueño critica la actuación porque, en su opinión, crear dos carriles más lo único que provoca es acrecentar el problema de tráfico de la A-6. "El atasco se produce al llegar a Las Rozas. La carretera se estrecha; por muchos ensanches que hagan aquí, eso va a seguir igual. Es repetir el mismo error histórico, sin tener en cuenta los perjuicios que producen en otras personas", afirma.

Los afectados también denuncian que Fomento abrió el plazo de información pública en pleno mes de agosto, con el agravante de que ninguna persona ni organismo oficial se puso en contacto con ellos para advertirles de la que se les venía encima.

Los propietarios del club de hípica y golf Green Paddock también se quejan: "Nos podían haber avisado de alguna forma. A nosotros nos hacen polvo, igual que a otros". La instalación deportiva se queda sin aparcamiento, sin un par de pistas y sin parte del prado donde están los caballos. "Ya nos han expropiado dos veces, pero en esta ocasión es que nos pasan por encima", se lamentan.

El plazo para examinar el proyecto se abrió el 26 de julio de 2007. Desde la Plataforma de afectados aseguran que a fecha 16 de agosto de 2007 el Ayuntamiento de Torrelodones todavía no lo había publicado. Por este motivo, consideran que ha habido indefensión, y han interpuesto un recurso de alzada ante la Dirección General de Carreteras. En él piden que se anulen las actuaciones llevadas a cabo hasta este momento y se inicie un nuevo periodo para estudiar el proyecto.

El municipio de Las Rozas también ha interpuesto alegaciones debido a que la infraestructura prevista afectará a la Dehesa de Navalcarbón, un parque que linda con la A-6. Collado-Villalba, el municipio menos afectado, ha solicitado pantallas antirruido de todo tipo, incluidas vegetales.

Una de las vecinas afectadas por el próximo carril bus contempla la carretera desde su casa.
Una de las vecinas afectadas por el próximo carril bus contempla la carretera desde su casa.MANUEL ESCALERA

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 14 de octubre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50