Cartas al director
i

Seguridad en aeropuertos

Desde hace tiempo soy usuario de los aeropuertos, pero no obstante hace unos días cometí un error, el tener una espuma de afeitar en el equipaje de mano. Según la normativa actual, presuntamente para evitar atentados terroristas con explosivos líquidos, ésta puede ser un potencial explosivo, así que el vigilante de seguridad me dice que debido a la "normativa estúpida", debe confiscar mi espuma de afeitar potencialmente explosiva. Espuma que introduce en un contenedor a su lado.

El tema, aunque parezca de risa, es serio, porque afecta a la libertad y a la seguridad de todos. Fíjense en lo kafkiano de la situación. Mi espuma de afeitar potencialmente explosiva, puede finalmente serlo o no. Si no lo es, es absurdo que me la confisquen, pero si lo es, más absurdo es que se queden mi explosivo a su lado y me dejen proseguir el viaje. ¿Qué hubiera pasado si realmente fuera un explosivo que hubiera explotado al cabo de dos horas? Una matanza en el control de seguridad al explotar allí y yo de rositas sin posibilidad de ser identificado y volando hacia otro país.

Todo me lleva a sospechar que esta normativa no es para protegernos, sino que, tal como me decía el vigilante de seguridad, es una estupidez. Aunque obviamente yo no soy experto en seguridad, puede que me equivoque, pero en tal caso pido que, por la seguridad de todos, las potenciales espumas de afeitar explosivas sean desactivadas inmediatamente por los Tedax y los viajeros detenidos a la espera que los Tedax certifiquen si la espuma de afeitar era realmente explosiva o no (aviso a expertos en seguridad y para clarificar: el último párrafo es una ironía, no vaya a ser que me hagan caso).

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 05 de octubre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50