Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps marca el objetivo de un 85% de licenciados universitarios entre los jóvenes

El rector de la Miguel Hernández pide apoyo financiero y que acaben "las incertidumbres"

Alcanzar la cifra de un 85% de universitarios entre los jóvenes valencianos de 25 a 30 años es el objetivo que señaló ayer el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, durante el acto de apertura de curso en la Universidad Miguel Hernández, que ayer celebraba el décimo aniversario de su puesta en marcha. El rector de la institución académica, Jesús Rodríguez Marín, reivindicó el esfuerzo de las universidades y criticó "las incertidumbres" que planean sobre ellas en materia de normativas y también en lo que se refiere a la financiación.

Hace diez años, el actual presidente de la Generalitat, Francisco Camps, acudió al Gran Teatro de Elche, como consejero de Educación, para inaugurar el primer curso de la recién creada Universidad Miguel Hernández bajo la presidencia de Eduardo Zaplana. Ayer, en el mismo escenario, la institución académica celebró su décimo aniversario. El rector ofreció un discurso autocrítico y defensivo sobre el papel que desempeñan las universidades en el que pidió que "se materialice" un programa de inversiones para estructuras y se elabore un nuevo plan de financiación acorde con las demandas. El presidente Camps, en un discurso complaciente en el que se encargó de repasar las bondades del sistema universitario valenciano, anunció que su meta es que el 85% de los jóvenes entre 25 y 30 años lleguen a ser universitarios y anunció que en esta legislatura se alcanzará el 2% del PIB para I+D+i.

Flanqueado por todos los rectores, el presidente abrumó con cifras al auditorio referentes a las excelencias del sistema universitario valenciano con 180.000 nuevos titulados y con un 80% de incremento de oferta docente y aseguró que la mitad de la investigación valenciana se hace en los campus. Camps remachó que la financiación media por alumnos se ha "triplicado" y que el sistema valenciano es uno de los mejores. "Pero aspiramos a más", añadió.

Rodríguez Marín, rector desde que se creó la universidad en Elche, repasó algunos de los "reproches" que planean sobre el sistema universitario, pero recordó que sus normas básicas dependen de otras instituciones, y achacó el gran cambio experimentado en España en los últimos 40 años "al ingente esfuerzo empresarial" pero también a los "cuadros profesionales que se forjan en las universidades".

El rector criticó que la universidad viva "en una permanente incertidumbre de normativas inacabadas", por lo que consideró que es tiempo de "cerrar incertidumbres". Para ello instó al ministerio a aprobar las normas que deben regular el sistema universitario y pidió a la Generalitat la prórroga del plan de financiación para este año, así como la confección de uno nuevo para los próximos cinco ejercicios, además de la materialización del programa de inversiones incumplido desde hace dos años y que impide a los rectores acometer obras de mejora docente y nuevas infraestructuras.

Ripoll se queda sin medalla

En los pasillos no se hablaba de otra cosa: Ripoll se ha quedado sin medalla. El presidente de la Diputación de Alicante, conocido zaplanista, se quedó ayer sin medalla con motivo del décimo aniversario de la creación de la Universidad Miguel Hernández de Elche. No sólo eso, sino que en la comitiva oficial que arrancó del antiguo convento de Clarisas hasta el Gran Teatro, donde se hizo la ceremonia, tampoco le dejaron desfilar por motivos de "protocolo".

La medalla de honor fue para el empresario Emilio Cano, presidente del Consejo Social, y otras medallas fueron a parar al presidente de la Generalitat, Francisco Camps; la presidenta de las Cortes, Milagrosa Martínez, y los alcaldes de Elche, Altea, Orihuela y Sant Joan, en los que tienen campus la Universidad. La Diputación de Alicante se quedó sin reconocimiento, lo que algunos interpretaron como un castigo a su presidente y a la institución refugio de cargos zaplanistas. Sin embargo, desde el rectorado de la Universidad rechazaron de pleno estas acusaciones y explicaron que las medallas se han concedido a "quien propuso, a quien aprobó y a los Ayuntamientos en los que está ubicada" la Miguel Hernández.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 2007

Más información