Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un desprendimiento de rocas deja sin tranvía a 4.000 usuarios en Alicante

Los pasajeros afectados cogieron autobuses para poder llegar hasta el centro de la ciudad

El lunes empezó con mal pie para los miles de usuarios que usan el tranvía en Alicante para desplazarse de la playa al centro. El desprendimiento de varias rocas desde un muro de piedra, próximo al hotel Albahía en la Albufereta, obligó a cortar la circulación del tren Tram desde las 7.30 y durante todo el día, y dejó sin servicio a 4.000 usuarios. El Ayuntamiento y Ferrocarrils de la Generalitat achacaron el desprendimiento a las lluvias de hace diez días. Los usuarios manifestaron su indignación por este problema en un servicio que empieza a caminar.

"Nadie nos dijo nada, sólo nos dijeron que no podíamos seguir y que bajáramos a pie", comentaba a la cadena SER una de las afectadas a primera hora de la mañana, quien gracias a que a su marido llevaba una linterna pudo ir por la vía del tren a través del túnel hasta la próxima estación. Las alternativas que ofreció Ferrocarrils de la Generalitat a los usuarios afectados eran esperar el autobús urbano o bien caminar por la vía hasta la siguiente parada. "Qué desastre, no llegamos al trabajo", comentaba otro afectado.

Los principales problemas se detectaron a primera hora de la mañana, ya que luego gracias al autobús habilitado, con el pertinente transbordo, el servicio se fue normalizando, dentro de las molestias que supone tener que hacer transbordo y subir a un autobús. Según fuentes de la Generalitat, alrededor de unos 4.000 usuarios utilizan cada día esta línea.

Las primeras hipótesis apuntan a que el desprendimiento de estas rocas pudo estar relacionado con las intensas lluvias de la semana pasada en Alicante que podrían habar provocado "movimientos de tierra", según explicó un portavoz de Ferrocarrils de la Generalitat (FGV).

El suceso obligó a cortar la circulación del Tram entre los tramos de las paradas de Mercado Central y La Isleta y plaza Puerta del Mar-Isleta, es decir, en el acceso del tranvía al centro de Alicante. La empresa FGV se vio obligada a habilitar un servicio especial de autobuses para realizar estos recorridos, que obligaron a los pasajeros a realizar transbordos. Los bomberos de Alicante, que desde primera hora de la mañana trabajaban en las tareas de despejar la zona, confirmaron también que este desprendimiento de tierra y piedras, obligó a cortar el tráfico rodado en la calle Sol Naciente. A partir de las diez de la mañana quedó el servicio restablecido, aunque con las molestias que supone coger un autobús.

Los técnicos municipales y de la empresa comprobaron a mediodía que "todavía existen riesgos" de la caída de un bloque de piedras apilado en la malla protectora del muro. FGV aseguró que no se restaurará la circulación "hasta que se garantice la total seguridad". A partir de la parada de la Isleta, dirección El Campello, el tranvía funcionó con normalidad.

El concejal de Servicios y Mantenimiento, Andrés Llorens, admitió que había un "riesgo serio" de desprendimiento de las rocas que habían quedado atrapadas en la malla, por lo que los técnicos decidieron deshacer poco a poco la gran roca para poder diluirla, un trabajo que admitió que será "lento". Hoy está previsto que a primera hora de la mañana se restablezca el servicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 2007