Necrológica:Perfil
i

Janis Martin, cantante

Fue promocionada como 'la Elvis femenina'

Conocida promocionalmente como la Elvis femenina, Janis Martín tuvo una carrera guadianesca, debido a los prejuicios dominantes en su país: recibió mayor acogida en Europa. Se requiere un gran esfuerzo de imaginación para calibrar el sobresalto que supuso el rock and roll en los plácidos Estados Unidos del presidente Eisenhower: escenarios y televisiones no estaban habituados a cantantes blancos que se contorsionaban e interpretaban letras explícitas, al estilo de los artistas negros (de los que se sabían sus alborotadas maneras pero no molestaban, dado que no llegaban a los grandes medios). Cabe imaginar la multiplicación del escándalo si se trataba de vocalistas femeninas: a mediados de los años cincuenta, las cantantes no debían desmelenarse. Janis Martín fue una artista precoz, que siguió la vía tradicional de los concursos radiofónicos. Era ya una veterana de los espectáculos country cuando fichó por RCA, a los 15 años. Janis y la propia discográfica, que acababa de contratar a Elvis Presley, vieron clara la jugada: había hueco para una Elvis femenina. Hasta el propio Rey del rock and roll entró en el juego, dándola su bendición.

Con entusiasmo, Janis se lanzó a la tarea. Editó discos como Drugstore rock'n roll, Will you Willyum, Let's elope baby, Oooby dooby, Love me to pieces y My boy Elvis. Durante un tiempo, funcionó: en 1956, fue considerada la cantante más prometedora por la revista Billboard. Pero la industria del entretenimiento no sabía realmente qué hacer con ella: la colocaban en giras country, donde buena parte del público rechazaba los nuevos ritmos. Fue un problema común a otras Elvis femeninas, como Wanda Jackson o Bonnie Lou; sólo la moderada Brenda Lee logró desarrollar una carrera larga.

Asombrosamente, RCA prescindió de sus servicios en 1958; se había quedado embarazada y se suponía que eso era un tabú para una cantante para jóvenes. Janis grabó fugazmente para Decca Records y King Records, antes de ser recuperada por la belga Palette.

Y es que, en Europa, la idea de una rockanrolera resultaba excitante. De hecho, otra compañía europea, Bear Family, recuperó sus grabaciones de los años cincuenta en el recopilatorio The female Elvis, facilitando su recuperación como pionera del rock en femenino. Con esa consideración apareció en Rockabilly filly, el disco de una de sus alumnas, Rosie Flores. Aunque pasó casi 20 años retirada, el redescubrimiento del rockabilly a finales de los setenta permitió su vuelta a los escenarios. Y siguió trabajando hasta tiempos recientes, ahora como parte de esa nebulosa categoría denominada americana music.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 29 de septiembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50