Fin de semanaColumna
i

Getxophoto

Los festivales y exposiciones al aire libre gozan de una tradición muy consolidada a lo largo de toda la historia de la fotografía. Suponen una manera de acercar el arte al publico en general. La sala donde se expone es la calle abierta, por lo que las barreras para descubrir la creación artística se reducen al mínimo. Sólo se exige la mirada de los paseantes para disfrutar del espectáculo.

En este camino tenemos una nueva iniciativa surgida en Getxo. Impulsada por el colectivo Begihandi, especialmente por Jokin Aspuru en funciones de coordinador, ha inundado con fotografías distintos escenarios públicos de la localidad vizcaína. Como indican sus patrocinadores, no se trata de adornar la ciudad, sino de mostrar relatos gráficos ofrecidos por distintos autores. Son muy variados los lugares que sirven de escaparate para esta macroexposición, que suma un total de 25 actuaciones, donde también encajan instalaciones, talleres, conferencias o proyecciones.

Los fotógrafos provienen de distintos lugares, con una presencia especial de sudamericanos. No obstante, también se ha dejado espacio considerable a la producción local con imágenes que recogen escenas del pasado o con otras de factura reciente presentadas como Otras postales. En el Puerto Viejo se exhibe una interesante selección de imágenes cedidas por el Museo Vasco de Bilbao sobre pescadores y sardineras tomadas entre finales del siglo XIX y principios del XX.

Entre otros realizadores invitados tenemos al venezolano Antonio Briceño, que en sus Dioses de América muestra en el paseo de Arriluze una serie de retratos de chamanes indígenas. Jorge Yeregui (Santander, 1975), autor de El valor del suelo, expuesto en el antiguo matadero, invita a reflexionar sobre el mercado inmobiliario e, indirectamente, sobre la especulación. El argentino Marcos López desborda ironía con El sireno del Río de la Plata, que parece cuidar la entrada del ascensor que baja a la playa de Ereaga. Ricky Dávila (Bilbao, 1964) presenta en el Antzokia cinco grandes retratos, cartografía humana encuadrada en su serie Ibérica.

El colombiano Manuel Vazquez articula en la Plaza de la Estación con maestría una critica irónica sobre el comportamiento fotográfico compulsivo de los turistas. El peruano Javier Silva-Meinel lleva a la Plaza de San Nicolás sus Retratos de Perú, en los que cuestiona la mirada occidental sobre los estereotipos nacidos en relación con el concepto de exotismo. Por su parte Mikel Eskauriaza (Bilbao, 1969) exhibe en el Aula de Cultura un proyecto donde observa la metamorfosis de un lugar con el paso del tiempo. Son fotografías todas ellas para disfrutar en un paseo por Getxo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 28 de septiembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50