El Banco de España prevé una moderación "leve" del crecimiento en el tercer trimestre

La caída en los préstamos hipotecarios se acentuará y baja la demanda de créditos al consumo

Las dudas sobre el impacto real en el sistema financiero de la crisis de las hipotecas de alto riesgo condicionan también los análisis del Banco de España. El organismo supervisor evita en su boletín económico de septiembre, publicado ayer, mojarse y dar una previsión de cuál será el crecimiento de la economía española en el tercer trimestre. Pero, eso sí, sus datos apuntan a que "se mantendría la tendencia hacia una leve moderación de la actividad ya observada en el trimestre anterior". El PIB creció en el segundo trimestre un 4%, sólo una décima menos que en el arranque del año.

"Las perspectivas que pueden describirse en estos momentos están rodeadas de mayor incertidumbre de lo que es habitual", esgrime el Banco de España para no dar un vaticinio sobre cuál será el crecimiento del PIB en el tercer trimestre. Un dato muy esperado por analistas y políticos para empezar a calibrar si la desaceleración prevista por todos discurre por una pendiente más o menos acusada. La argumentación expuesta ayer en el boletín económico está en línea con lo ya dicho en los últimos días por el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, quien también rehusó hacer previsiones sobre la evolución de la economía hasta tener más datos.

Los técnicos del organismo supervisor destacan la distorsión que supone para el análisis "los episodios de turbulencias financieras que surgieron en los mercados financieros internacionales en agosto y que, en cierta medida, continúan presentes en la fecha de cierre de este informe". Pero la información "todavía muy parcial" sobre el tercer trimestre corrobora la idea de que el crecimiento de la economía española aún se mantendrá en tasas muy notables este año, pese a la crisis financiera. El Gobierno y los principales servicios de estudios coinciden en que el incremento del PIB en 2007 rondará el 3,8%, sólo una décima menos que el año pasado.

La "leve" moderación del crecimiento entre julio y septiembre sigue las mismas pautas que en los meses precedentes: el consumo privado presenta un "tono menos dinámico" y la inversión en construcción aumenta de forma mucho más modesta. Pero los datos parciales que analiza el servicio de estudios del Banco de España no indican que vaya a haber una desaceleración brusca del crecimiento en el tercer trimestre del año.

"El indicador de confianza de los consumidores y el relativo al comercio mantuvieron en julio y agosto un nivel similar al del segundo trimestre", destaca el Banco de España en su boletín económico. Tampoco ha tenido un comportamiento muy distinto el comercio al por menor, cuyo índice se "desaceleró en julio hasta una tasa del 3,3%, un crecimiento en línea con el del segundo trimestre". La caída en el consumo privado sí se refleja en la matriculación de automóviles, que en julio y agosto creció a tasas anuales cercanas al 3%, en un descenso "algo más pronunciado" que el observado entre abril y junio.

La fortaleza de la inversión en bienes de equipo, con crecimientos superiores al 13% en los últimos tres trimestres, tampoco parece haber decaído durante el verano. "La utilización de la capacidad productiva del sector industrial volvió a aumentar al inicio del tercer trimestre", el indicador del clima de confianza en el sector "presentó en julio y agosto registros elevados" y la disponibilidad de bienes de equipo mantiene fuertes tasas de crecimiento.

Más exportaciones

En julio, además, las exportaciones aumentaron a un ritmo muy notable (un 10%), aunque también lo hicieron las importaciones (un 13%). Uno de los principales temores expuestos por el gobernador del Bando de España en sus últimas comparecencias ante el Congreso y el Senado es que la crisis financiera afecte a países clave para las exportaciones españolas, como Alemania, por la exposición de sus bancos a títulos respaldados por hipotecas de alto riesgo estadounidenses.

En la construcción todos los indicadores refuerzan la tendencia de los últimos meses hacia una actividad mucho más moderada que en los últimos años. Los datos de confianza empresarial del sector, consumo de cemento o producción interior de materiales de construcción muestran crecimientos menores o incluso algún recorte en julio y agosto. El Banco de España recuerda además que el número de afiliados a la Seguridad Social apenas creció en agosto mientras que el paro en el sector sí aumentó en los dos últimos meses

La encuesta de préstamos bancarios, que también se incluye en el boletín, apuntala la tesis de una desaceleración en la vivienda. En función de las respuestas de las diez entidades consultadas, el Banco de España cree que el descenso en la formalización de hipotecas, ya "muy notable" en la primera mitad del año, "se acentuará" en el tercer trimestre. Entre enero y junio de 2007 se formalizaron 760.482 préstamos hipotecarios, un 11,7% menos que en el primer semestre del año pasado.

De la encuesta, el organismo supervisor también destaca que "los fondos solicitados por las familias españolas para consumo disminuyeron" en el segundo trimestre por primera vez en tres años y medio, otra señal de la moderación de la demanda interna. El Banco de España también reseña que el endeudamiento crece a tasas algo menos elevadas. La deuda de las familias creció un 16% hasta julio, mientras que el endeudamiento de las empresas aumentó un 22%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 28 de septiembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50