Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fórmula 1 | Gran Premio de Japón: la batalla continúa

"Si veo que hacen algo raro, lo diré"

Alonso no cree que su equipo intente perjudicarle en la carrera y quita veracidad a las palabras del inglés

La coraza que lleva puesta Fernando Alonso es de hierro macizo. Es difícil traspasarla. No quiere permitir bajo ningún concepto que nada le desestabilice y se encierra en su caparazón, restando importancia a todo aquello que pueda perturbarle y concediendo trascendencia a lo que pueda ayudarle. Cuando ayer, en la conferencia de prensa, se le preguntó sobre la decepción que le había causado a Hamilton por su actitud en el equipo, Alonso se guardó su opinión. "No creo que haya dicho ni un diez por ciento de lo que se ha escrito. No le doy ni un cero por ciento de importancia", afirmó, mitad para pasar de puntillas sobre el tema, mitad para salvaguardar su integridad emocional.

Es su forma de enfocar la parte final de un campeonato que puede llevarle hasta su tercera corona mundial consecutiva. Lo que no interesa, no existe. Alonso ha puesto la directa. "Estoy en mi mejor momento deportivo del año, seguro", analiza. "En el inicio de la temporada tenía mucho que aprender. Ahora me siento más cómodo, me entiendo mejor con los neumáticos, sé qué hacer con el coche en carrera". Sin embargo, es consciente de lo mucho que ha dejado en el camino. "Quizás al principio tenía algo más de ilusión, pero eso no importa ahora", agrega, pensando en todos los incendios que aún quedan sin apagar entre él y el equipo.

A sus 26 años, Alonso no quiere divagar. Intenta buscar el núcleo de las cosas y positivarlas si es posible. "No, no hay nada de lo que me envuelve que pueda desestabilizarme", asegura. "Con la remontada que he realizado, me falta el último empujoncito, y ahora no voy a dejar que nada de todo esto me afecte. Hace tres o cuatro meses ya me colocaron en todos los equipos. Así que, ¡mire qué problema! No voy a responder a Hamilton. Pero a mí también me sorprendió su actitud cuando en Hungría discutió con Dennis ante los comisarios de la FIA. Pero eso ya es pasado, ocurrió hace tres meses y no vale la pena seguir insistiendo".

Lo que sí quiso dejar claro Alonso es que, si descubre que el equipo hace algo contra él, lo va a denunciar. "El equipo siempre ha presumido de que hay igualdad de trato entre nosotros. Creo que lo cumplirán, no estoy preocupado por eso. Pero si hacen algo raro, lo diré". En el circuito del Monte Fuji se saldará el primero de los tres últimos envites. Ayer, en los primeros entrenamientos libres, Hamilton logró el mejor tiempo (1m 18,734s), seguido por Alonso a dos décimas, y por los Ferrari de Raikkonen y Massa, a cuatro y seis décimas respectivamente. "Para mí es el circuito más difícil de la temporada", explicó Alonso. "La recta es lo más sorprendente. Es muy larga. Se hace pesada. Según la dirección del viento, se pueden ganar o perder dos o tres décimas. La suerte puede ayudarte. Después vienen algunas curvas ciegas, difíciles de trazar. Hay que acertar en el equilibrio entre la carga aerodinámica y la velocidad. Hoy [por ayer] íbamos con bastante carga en el ala y si no descargamos no podremos hacer adelantamientos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de septiembre de 2007