Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La carta de amor no era para Sarkozy

La revista 'Choc' creyó que el texto procedía de una amante del presidente francés y la guardó

"Tengo la impresión de no haberte visto durante una eternidad y te echo de menos". Así empezaba la carta que el presidente francés Nicolas Sarkozy llevaba bajo el brazo, junto a unas carpetas, a la salida del Consejo de ministros el pasado 12 de septiembre.

La fotografía en la que se le ve en actitud dinámica seguido por la ministra Christine Boutin había pasado desapercibida hasta que la revista Choc descubrió lo que estaba escrito en el papel blanco al ampliarla. "Me gustaría poder verte la semana que viene o el próximo fin de semana. Millones de besitos (en el original)". Había incluso una frase incompleta que no acababa de descifrarse: "El jueves salimos a darnos una vuelta por Essaouira para mí...". Tampoco la firma.

La noticia corrió como la pólvora por las redacciones de los medios de comunicación franceses. Y Choc, propiedad del grupo Lagardére, decidió no publicarla, con lo que aún consiguió aumentar los rumores sobre la existencia de una amante del presidente. No sería la primera vez que Arnaud Lagardére, el gran patrón de prensa, íntimo amigo del presidente, censurara o manipulara noticias o fotos sobre quien considera su "hermano". Paris-Match, de su propiedad, adelgazó la silueta del presidente en una foto.

La realidad, sin embargo, era otra. La carta provenía de Isabelle Balkany y estaba dirigida a la primera dama Cecilia Sarkozy. Isabelle, de 60 años, es vicepresidenta de la Unión por Un Movimiento Popular (UMP) en la región de Hauts de Seine y su esposo, Patrick Balkany, alcalde de Levallois Perret. Ambos son muy amigos de los Sarkozy. En la carta le comunicaba que se iban de viaje a la ciudad de la costa marroquí de Essaouira para celebrar su cumpleaños. Isabelle se confesaba ayer a Le Parisien: "Estoy muerta de risa".

Los asuntos amorosos de los políticos franceses no suelen ocupar espacio en la prensa, porque sigue siendo un tema tabú. Pero, desde que llegó al poder Sarkozy, él mismo contribuyó a difundir su vida privada. Y en su libro Témoignage menciona la separación temporal de Cecilia: "Ahora nos reencontramos, y ahora es seguro que será para siempre".

El asunto de la carta se conoció porque parecía un caso de autocensura de los medios. El jefe de redacción de Choc, Christophe d'Antonio, declaró que no publicó la página porque no se había podido esclarecer a tiempo quién era su autor. Y añadió: "Simplemente nos divertía que Sarkozy leyera la carta de su amante durante una sesión de gabinete".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de septiembre de 2007