Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal inhabilita por siete años al jefe superior de policía

Alejandro Valle ha recurrido la sentencia ante el Supremo

La Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta ha condenado al jefe superior de la policía en la Comunidad Valenciana, Alejandro Valle, a siete años de inhabilitación de sus funciones por incurrir en un delito de revelación de secretos cuando era comisario en Ceuta. Valle recurrirá el fallo en casación al Tribunal Supremo. No es el único implicado en una supuesta filtración en 2002 que sirvió de base a un artículo publicado en EL PAÍS que revelaba posibles irregularidades en la puesta en libertad de tres narcos.

El delegado del Gobierno en Ceuta encargó investigar al juez Fernando Tesón

Denuncias por el fácil acceso de los narcos al presidente de la Audiencia Provincial es el título de la información que publicada en abril de 2002 y en la que se alude a la filtración de un informe policial sobre la presunta relación con algunos narcotraficantes del magistrado titular de la Audiencia, Fernando Tesón. El que entonces era delegado del Gobierno en Ceuta, Luis Vicente Moro, encargó a Alejandro Valle que investigara a Tesón, especialmente sus posibles relaciones con conocidos narcotraficantes. En concreto, con tres, a los que se consideraba cabecillas de bandas criminales.

Alejandro Valle cumplió las órdenes. De hecho, en el juicio que se celebró el pasado mes de julio, Luis Vicente Moro afirmó claramente que encargó esa investigación y defendió su decisión por la alarma social que la puesta en libertad de los narcotraficantes firmada por Tesón había provocado. Además, la libertad de esos supuestos narcotraficantes (dos fueron más tarde condenados y uno absuelto por delitos relacionados con el tráfico de estupefacientes) supuso además un malestar evidente en el cuerpo policial, que veía cómo la difícil lucha contra el crimen organizado se quebraba en buena medida si sus máximos supuestos responsables eran puestos en libertad con discutible criterio.

El hecho es que el contenido de ese informe sirvió para el reportaje publicado en EL PAÍS y de ahí se derivó una investigación por supuesta infidelidad en la custodia de documentos, prevaricación, y revelación de secretos. Esa acusación sostenida por el fiscal, se hizo extensiva a Valle, a Moro, a su jefe de prensa y a un policía del equipo de Valle al que más tarde Tesón condenaría por supuestas torturas a un detenido. Y el pasado julio se sentaron en el banquillo.

Fueron varios los periodistas que declararon. Alejandro Valle negó haber dado traslado del informe a nadie que no fuera quienes se lo habían encargado. La Fiscalía llegó a pedir hasta un año de prisión para el actual jefe de la policía en la Comunidad Valenciana, y nueve de inhabilitación.

El tribunal ha estimado los argumentos expuestos por la acusación pública y la acusación particular y su fallo condena a Alejandro Valle a siete años de inhabilitación para cargo público. La resolución no es firme y concretamente Valle, según fuentes del caso, recurrirá al Supremo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de septiembre de 2007