Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:NOVEDADES

Antes de conducir, sopla

Volvo ofrecerá un alcoholímetro opcional en 2008 para los modelos S80, V70 y XC70

AUNQUE los automóviles con alcoholímetro de seguridad son ya habituales en Suecia, su presencia en el resto del mundo es anecdótica. Pero Volvo quiere ser la primera marca sueca en lograr que traspase sus fronteras, y a partir de 2008 comercializará este dispositivo en toda Europa y en Estados Unidos. A principios del año que viene se ofrecerá en los modelos S80, V70 y XC70, y hacia el verano se espera que esté disponible en toda la gama, aunque siempre como opción. Así, costará unos 300 euros y no se incluirá de serie para evitar el rechazo de los conductores. Sus aportaciones pueden ser vitales, porque según Ingrid Skogsmo, directora del centro de seguridad de Volvo, "uno de cada tres accidentes de tráfico en Europa está relacionado con el alcohol".

El funcionamiento es simple: el conductor debe pasar una prueba de alcoholemia antes de poder circular. Si sobrepasa la tasa de alcohol permitida, el motor no arrancará. Puede realizar la prueba tantas veces como quiera, pero el coche sólo funcionará cuando el resultado de la prueba sea negativo. El aparato incluye un sistema de seguridad que impide engañarle con globos de aire u otras triquiñuelas: reconoce el aliento humano. Y como la tasa límite de alcohol no es la misma en todos los países, los concesionarios Volvo lo programarán para adaptarlo a cada normativa nacional. Un soporte situado detrás de la consola central permite fijar el alcoholímetro y carga sus baterías. También hay un protocolo de emergencia, por si se pierde el aparato o funciona mal.

La marca sueca espera vender unos 2.000 al año, tanto a particulares como, sobre todo, a empresas de taxis, coches de alquiler y transporte en general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de septiembre de 2007