El Gobierno regional anuncia que el abono joven se extenderá hasta los 23 años

El transporte público logró el récord de 1,3 millones de usuarios con pase en noviembre

Los usuarios del transporte público de 21 a 23 años son también jóvenes para la Comunidad de Madrid. La presidenta regional, Esperanza Aguirre, anunció ayer que elevará en breve el tope de edad de los titulares del abono joven de transportes. El derecho a este título de viaje, que cuesta entre 26,30 y 73,05 euros, según la zona tarifaria para la que se utilice -cubre metro, tren de cercanías y autobús-, finaliza ahora el día en que el usuario cumple sus 21 años. El abono normal más barato cuesta 40,45 euros, casi el doble.

La medida, aún sin fecha de entrada en vigor aunque se baraja 2008 -se quiere incluir su coste en los Presupuestos Generales de la región para el año próximo-, beneficia a unas 105.000 personas, según los datos que maneja la Consejería de Transportes. El coste que supondrá alcanza los 19,5 millones de euros al año.

Con la medida se benefician 105.000 personas más y cuesta 19,5 millones al año

Aguirre ya anunció su intención de elevar la edad del abono joven en su programa electoral. Era la propuesta menos ambiciosa de los tres partidos políticos que se presentaron, porque PSOE e IU prometieron en la campaña elevar el tope hasta los 26 años.

Así lo expusieron ayer los dos grupos parlamentarios de la oposición en la Comisión de Transportes, que se celebró por la mañana en la Asamblea de Madrid, al consejero Manuel Lamela.

"Nos parece bien que eleve a 23 la edad del abono joven", comenzó el diputado de IU, Fausto Fernández. "Aunque insuficiente". Después explicó que, según los cálculos de su grupo, elevar el máximo a los 26 años apenas le supondría unos 30 millones de euros al año. "Con el presupuesto de su Consejería [1.782 millones en 2007] esto no supondría mucho", recalcó.

También el portavoz socialista, Modesto Nolla, consideró "insuficiente" la ampliación del abono joven. "Sobre todo porque es una medida que sirve para afianzar entre los jóvenes madrileños el uso del transporte público", justificó.

La respuesta de Lamela fue anunciar su disposición a estudiarlo. De hecho, ya está en análisis en su consejería, donde calculan que beneficiaría a 135.00 jóvenes más y su coste sería de 25,5 millones de euros al año, 4,5 millones menos de lo que calculaba IU.

No sólo compareció Lamela en la Asamblea. La presidenta regional visitó el puesto central de mando del metro, situado en la estación del Alto del Arenal, en la línea 1 del suburbano, y ofreció cifras de uso del transporte. Aguirre anunció que el pasado noviembre el abono de transportes alcanzó su "máximo histórico", ya que se vendieron 1,3 millones de títulos.

Además, sólo en la red de metro hubo en 2006 cerca de 657 millones de viajeros. Eso supone, según Aguirre, más de dos millones de pasajeros al día en el suburbano.

También recalcó la presidenta regional las previsiones de cierre para este año, que son de 690 millones de viajeros. "Si bien es verdad que a principios de año las diferentes obras han fomentado el uso del metro y es posible que el año que viene bajen", precisó la presidenta regional sobre el aumento de los viajes. "Pero significa que cada vez enganchamos a más".

Según Aguirre, el metro se ha convertido en el medio de transporte preferido por los madrileños para desplazarse. En la actualidad hay 322 kilómetros y 319 estaciones. En este año han aumentado el 102% los usuarios de la línea 11 desde que cuenta con la estación de La Peseta.

Sobre la firma

Soledad Alcaide

Es la jefa de sección de Madrid. Coordina el contenido de Local en las plataformas digitales con una decena de reporteros a su cargo. Fue responsable de Redes Sociales y Newsletters del periódico (2018-2021) y, antes, subdirectora de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS (2014-2018).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS