Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

TV-3 retrata en una docuserie la situación actual de la vivienda

En los últimos cuatro años, el precio de los pisos en Cataluña ha crecido cinco veces más que los salarios y pagar una vivienda es uno de los temas que más preocupan a los ciudadanos. Para reflejar esta situación, TV-3 comenzó el año pasado la grabación de la docuserie Un lloc per viure, que a partir de casos concretos narrados desde la perspectiva del usuario quiere retratar la situación actual de la vivienda y lo difícil que resulta acceder a ella. Esta noche (22.20 horas), después del regreso de Polònia, se emite la primera entrega de la serie, que contiene un total de 13 capítulos.

TV-3 tiene a sus espaldas una larga trayectoria en la elaboración de docuseries. Veterinaris, centrada en los animales domésticos y sus patologías, fue una de las más longevas y se mantuvo en la parrilla durante cuatro temporadas. Un lloc per viure aborda un tema todavía más cercano al espectador: la vivienda. Ya en el primer capítulo se recogen tres experiencias que conseguirán que buena parte de la audiencia se reconozca de una de una manera más o menos estrecha. Una de sus protagonistas es Estrella, una mujer separada de 38 años que lleva cuatro meses en busca de un piso de alquiler en Sant Feliu de Llobregat para ella y sus dos hijos. Dispone únicamente de 400 euros al mes para pagar la vivienda y tras visitar varias agencias inmobiliarias comprueba que está enfrascada en una misión imposible.

Un formato cercano

"Las historias, explicadas en primera persona, permiten contemplar la realidad desde un punto de vista privilegiado", avanzó ayer Miquel Garcia, director del Departamento de Documentales, Educativos y Nuevos Formatos de la televisión pública. "El formato es muy cercano y eso facilita que el espectador se sienta identificado con las situaciones que incluye el programa; todas son cotidianas". Un lloc per viure mantiene la estructura de las docuseries que la han precedido, pero presenta algunas innovaciones. Tiene una duración mayor- ahora 40 minutos- e introduce la figura del arquitecto Francesc Pla para que a lo largo de la emisión ofrezca sus consejos y reflexiones. "Es un formato que se aviene mucho con el trabajo diario del arquitecto", señaló Pla en la presentación del nuevo espacio tras agradecer la generosidad de las personas que se prestaron a mostrar ante la cámara las situaciones que vivían.

A lo largo de la temporada conoceremos, por ejemplo, el caso de dos estudiantes que comparten piso en Barcelona y han de informarse sobre qué deben hacer para recuperar la fianza que depositaron al instalarse, ahora que se les acaba el contrato de alquiler. La rehabilitación de una vieja casa, los trámites para conseguir un piso de protección oficial y la sostenibilidad del actual modelo urbanístico centrarán los próximos capítulos. La docuserie contará también la historia de algunas personas que han decidido vivir en un lugar diferente: desde un cámping a un barco, pasando por una colonia textil o una casa domótica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de septiembre de 2007