Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Sombras en la Ciudad de la Luz

El director de cine Enzo Castellari critica la "mala gestión" de los estudios de Alicante

Las aguas bajan revueltas en la Ciudad de la Luz de Alicante. Las acusaciones mutuas de "mala gestión" entre la dirección del complejo cinematográfico y la Nueva Universidad del Cine y de la Televisión del Mediterráneo S. L. (NUCT), que se encargaba hasta ahora de la gestión del Centro de Estudios, han obligado a "rescindir" el convenio que permitía a la firma italiana durante treinta años tutelar la escuela de cine.

La "insolvencia económica" de la NUCT fuerza cambios en la escuela de cine

Quentin Tarantino fue una vez a visitar la Ciudad de la Luz y "no le dejaron pasar"

Las desavenencias vienen de lejos y los recelos comenzaron casi el primer día. El director del complejo, José María Rodríguez Galant, encargó hace unos meses un informe que desvela la "insolvencia económica y la gestión irresponsable de NUCT". La conclusión del informe ha obligado a negociar entre las dos partes enfrentadas. Al final, y "de mutuo acuerdo", está previsto que esta próxima semana se rescinda el contrato, por "irregularidades mutuas" en su cumplimiento, según confirmaron ayer fuentes próximas a la firma italiana. En breve, la empresa Avantya, que fue la encarga de seleccionar el año pasado a la NUCT para la gestión del Centro de Estudios, asumirá la organización de las clases. Según publicó el diario Información, la Ciudad de la Luz asumirá la deuda pendiente, unos 300.000 euros, que dejan los italianos.

Ayer, la gestión del complejo centró el debate político. El PSPV difundió una nota en la que el diputado, José Camarasa, hablaba de "fracaso" en la gestión del PP y se preguntaban los socialistas "por qué se asume una deuda acumulada" cuando ha habido "incumplimientos graves e insolvencia económica". El PP contestó acusando a los socialistas de "atacar" el progreso y destacó "la positiva repercusión económica y social" de la Ciudad de la Luz.

En medio de la polémica terció el director de cine italiano y padre del spaghetti-western, Enzo Castellari, que rompió desde Roma su silencio, y lamentó que la Ciudad de la Luz esté dirigida por "criterios políticos y que nadie sepa algo de cine". El veterano director, 54 películas en su currículo, cuenta que Quentin Tarantino, en una ocasión acudió para visitar los estudios de cine de Alicante ya que estaba interesado en rodar una versión de la película Bastardos sin gloria, y "no le dejaron pasar. Fue increíble, se tuvo que ir; luego se excusaron diciendo que Tarantino estaba borracho". Ahora el director de Pulp Fiction visiblemente molesto, según Castellari amigo personal de Tarantino, ironiza con comprar los estudios de Alicante para "echar a su director".

Un portavoz del complejo tildó esta anécdota de "leyenda urbana" y la remontó a los inicios de las obras del complejo.

Pero el divorcio entre el complejo audiovisual y los profesores que regentaban la escuela de cine ha sido permanente. "En la dirección de la Ciudad de la Luz no hay ningún profesional del cine, ni nadie que le interese, sólo piensan en política", aseguró Castellari que relató numerosas anécdotas vividas a lo largo del curso pasado. "Jamás han venido a una clase mía, le hemos invitado a la conferencia inaugural y otros actos y siempre han sido excusas", admite el director de Los guerreros del Bronx. Castellari lamenta las constantes trabas para impartir las clases de dirección y guión: pedía un técnico de sonido y no había, acudía a los profesores del conservatorio de Alicante para que compusieran las bandas sonoras de los cortos realizados por los alumnos y no les dejaban grabar, solicitaba que en un plató pequeño se habilitara un decorado y "eso es imposible" le contestaban. "Tienen una herramienta maravillosa, unos estudios junto a un centro de formación y no saben aprovecharlo", insiste el director italiano, que recuerda cómo unos productores de México y Alemania querían rodar en Alicante con la colaboración de los alumnos del Centro de Estudios, "y ni me han contestado, ahora quieren venir a Italia".

A estas críticas se suman las de los 40 alumnos matriculados en el centro de Estudios de la Ciudad de la Luz que denunciaron en julio la falta de información sobre las fechas del inicio de curso, tasas, horarios y periodo de matriculación. Los alumnos se lamentaban de la "irracionalidad y pasotismo" en la gestión de la licenciatura de Comunicación Audiovisual, que valida la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Castellari defiende a la NUCT y sobre las informaciones que cuestionan la gestión de la empresa italiana y hablan de insolvencia afirma que "son mentira, ellos son los que lo han hecho mal, han montado la guerra desde el inicio para poner dificultades a los profesionales del cine".

Durante los últimos días este periódico ha querido conocer la versión de la dirección de la Ciudad de la Luz sobre estas acusaciones y ha sido imposible contactar con el director, José María Rodríguez Galant, que no ha contestado a las llamadas de EL PAÍS.

El complejo audiovisual de la Ciudad de la Luz en Alicante, un proyecto que un día soñó el cineasta Luis García Berlanga, empezó a gestarse en la etapa de Eduardo Zaplana como presidente de la Generalitat, y empezó a caminar con el gobierno de Francisco Camps, del PP. Pero su historia ha estado jalonada y salpicada de medidas controvertidas y gastos faraónicos. De entrada, su presupuesto inicial fueron 100 millones de euros, pero en estos momentos se calcula que ya se han invertido 170 millones.

Opacidad de cifras y mutismo

La gestión de la Ciudad de la Luz no ha estado exenta de polémicas. Una de las medidas más controvertidas son las jugosas subvenciones económicas que en concepto de patrocinio conceden a las productoras por rodar allí. La más espectacular es la que la Generalitat dará al realizador polaco Roman Polanski, de entre 4 y 4,5 millones de euros por rodar allí. Las ayudas económicas concedidas a las empresas valencianas para rodar en la Ciudad de la Luz fueron de 200.000 euros.

La opacidad de cifras y el mutismo sobre la gestión de este complejo es notable. Apenas hay datos de presupuestos de ejecución, de los ingresos o de sus gastos. Otro dato que revela el despilfarro con el que se ha gestionado es el convenio con la multinacional Paramount por el cual el complejo deberá pagar en los próximos cuatro años 1,5 millones de euros en concepto de "disponibilidad" por si estiman conveniente usar estas instalaciones. En presentaciones públicas la Generalitat no ha escatimado en gastos. En 1998 la Generalitat, con Zaplana de presidente, hizo una presentación oficial del proyecto en el Puerto de Alicante que costó a la Generalitat 639.900 euros, en los terrenos sobre los que se iba a construir el complejo se gastaron en otra presentación el 25 de febrero de 2000 unos 145.806 euros, para colocar la primera piedra el ágape costó 133.795 euros y una presentación en Palacio de la Zarzuela de Madrid en junio de 2002 supuso un gasto de 484.410 euros. En total, y según los datos que aparecen en el informe de la Sindicatura de Cuentas de la Generalitat, a presentaciones se han destinado 1.403.911 millones de euros. El grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Alicante criticó que el 80% de los contratos se adjudicaran "discrecionalmente y sin concurso público".

El director de la Ciudad de la Luz, José María Rodríguez Galant, fue nombrado por el PP, tras haber sido asesor de Zaplana en el Ministerio y además imputado judicialmente por el desfalco de seis millones de euros en la empresa pública Mercalicante de su etapa de concejal en Alicante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de septiembre de 2007

Más información