Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Citroën aumenta 1.300 empleos en Vigo, mientras que en Francia recortará 6.000

La filial gallega aprueba las cuentas de 2006, con récord de facturación de 5.655 millones

La firma francesa PSA Peugeot Citroën ha aumentado, entre 2006 y lo que va de 2007, 1.200 empleos en su factoría de Vigo. El presidente de la multinacional, Christian Streiff, anunció ayer en París que la compañía espera reducir este año entre 4.800 y 6.000 empleos en sus oficinas y fábricas francesas y que recortará otros 2.000 puestos de trabajo en el resto de Europa. "En Vigo no hay problema, no habrá reducciones de plantilla porque la carga de trabajo es muy alta. En Villaverde (Madrid), tampoco", explicó ayer un portavoz de PSA en París.

Peugeot Citroën Automóviles España SA (PCAE), la filial del grupo con sede en Vigo, acaba de presentar sus cuentas al Registro Mercantil de Pontevedra. El balance presenta un año récord en facturación, con 5.665 millones de euros, un 24,5% que el año anterior. El beneficio neto, por el contrario, cae un 23,5%, hasta los 61,4 millones de euros, que la compañía atribuye a las cuentas de la filial argentina y por la revalorización del euro frente al peso.

El grupo de empresas de la filial gallega está integrado por las fábricas de coches de Villaverde (Madrid), Palomares (Argentina) y Mangualde (Portugal), además de la factoría de Vigo.

Lo más llamativo de las cuentas de PCAE es el empleo, especialmente en la factoría de Vigo. El primer empleador de Galicia no sólo no ha reducido puestos de trabajo, si no que en 2006 presenta un aumento de 998 empleados, a los que se añaden 380 trabajadores más en lo que va de 2007. El dato contrasta con la política de reducción de costes y de plantillas para aumentar los beneficios de la compañía a nivel europeo.

El presidente de PSA Peugeot Citroën, Christian Streiff, anunció ayer en París que el 2007 terminará con un recorte de personal en Europa de 8.000 empleos. "No habrá recortes en las fábricas españolas", declaró Streiff.

"Lo que sí es cierto es que tenemos en marcha un plan para reducir los gastos generales y de estructura de cada centro de trabajo en un 30% antes del 2010", precisó un portavoz de PSA. La memoria de la filial viguesa ya refleja esa política: la empresa está aumentando la contratación de obreros y reduciendo la de oficinistas.

En 2006, Citroën prejubiló en Vigo a 28 oficinistas, y redujo la plantilla hasta 1.373 personas. Sin embargo, el número de operarios de la cadena de montaje creció en 990 trabajadores, a pesar de haber prejubilado a 269 obreros. La empresa tiene hoy 244 ingenieros (11 más que hace un año), 1.373 técnicos y oficinistas (3 menos) y 8.557 obreros (990 más). La empresa informó de que en 2007 seguirá acentuándose esa tendencia.

Ni las empresas de componentes ni los sindicatos de Citroën muestran preocupación a corto plazo. Trabajadores y empresarios del sector explicaron ayer a este periódico que la creación de empleo de automoción en Galicia "se debe a las buenas ventas en todo el mundo de los coches y las piezas que se hacen aquí y, en este momento, a la fuerte demanda de producción del nuevo monovolumen C4 Picasso". ¿Y cuando el coche empiece a venderse menos? "Fabricaremos otro", indicó ayer un empresario de la automoción gallega.

Streiff anunció ayer que en los próximos tres años tanto Peugeot como Citroën sacarán al mercado 29 nuevos coches, uno de los cuales ya está siendo preparado para su lanzamiento en Vigo en 2009. Lo más probable es que la filial gallega de PSA termine este año con un nuevo récord de facturación y empleo. Su producción de automóviles está alcanzando el techo histórico de España y, posiblemente, rompa la marca de 516.146 coches producidos por la Seat en el año 2000.

A por todas en China

En el plan estratégico 2007-15 esbozado ayer por Christian Streiff, el grupo PSA Peugeot Citroën dejó claro que su gran apuesta es China.

La multinacional francesa está a punto de iniciar la construcción de su segunda fábrica de coches en el país asiático y ayer anunció un acuerdo con el constructor chino Hafei para instalar una tercera factoría en el sur del país. El presidente de PSA Peugeot Citroën subrayó que la compañía va a abrir en China centros de I+D y de diseño de automóviles, así como a aumentar su número de proveedores de componentes. "El objetivo en 2015 es estar vendiendo un millón de coches en China", proclamó Streiff, precisando que en 8 años lanzarán allí 12 nuevos modelos en el gigante asiático.

Aunque en Europa espera aumentar sus ventas en 300.000 automóviles, el grueso de la estrategia de Streiff se focaliza en otros mercados. En Mercosur la compañía quiere pasar de 200.000 a vender 400.000 coches y alcanzar las 300.000 unidades en Rusia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de septiembre de 2007