_
_
_
_
Crónica:Eurobasket | Grupo B
Crónica
Texto informativo con interpretación

Pau pone las pilas

Impulsada por su estrella, España despacha con solvencia a la tenaz Letonia

Robert Álvarez

Sus canastas lo certifican; sus gestos, todavía más. Pau Gasol está en Sevilla y acudirá a Madrid para ganar. No hay otra. Todo en él resulta disuasorio para el rival y un bálsamo para España. Cuando las cosas se ponen feas, como en varios momentos ante Letonia, emerge y envía un mensaje cristalino: no ha llegado aún el guapo que le pase la mano por la cara ni a él ni a su equipo.

Más información
La Ley 'roja'
"Viene bien sufrir"
Club Baloncesto España

El primero en dar el paso adelante siempre suele ser Gasol. Lo dio ante Portugal y lo repitió ante un rival mucho más peliagudo como Letonia. La selección cogió callo en un partido con mucha tela que cortar. Se sabía de antemano que los letones tendrán mejor o peor día, pero nunca son mansos. Son estacas que chocan contra los atacantes. Superar su cobertura cuesta. Lo comprobó España hace dos años, cuando tuvo que ir a la prórroga para ganar. Desde entonces, los letones no han perdido un ápice de agresividad a pesar de la baja del feroz Kambala por un dopaje con cocaína.

Los letones han mejorado su dinámica, han ganado repertorio y han encontrado un pívot de los de verdad, de los que son capaces de sacar cabeza en la NBA, el joven Biedrins. Pero Gasol demostró a la figura de los Warriors que le queda mucho para equipararse con él. Lo superó en cuanto a capacidad resolutiva y en algo más trascendente: la asunción del liderazgo y las responsabilidades imprescindibles en un partido de tanto calado.

Al equipo español le costó ponerse a la altura de las circunstancias. Los letones, además de agresivos, jugaron con rapidez y las cogieron la onda con tres triples en sus cuatro primeros intentos. España tiró de la defensa en zona, pero los letones la perforaron a base de rapidez y circulación del balón y de los hombres. Al equipo español volvió a costarle arrancar, como ante Portugal. Hasta ahora es Gasol quien lo pone en órbita.

Pero los letones no se achicaron. Mantuvieron el ritmo incluso cuando empezaron las rotaciones, en las que España perdió fuelle cuando Pepu Hernández dio descanso a Gasol, Calderón y Rudy Fernández. El base volvió a evidenciar que su dinamo funciona a más revoluciones que la de Cabezas. El alero cada vez parece sentirse más a gusto penetrando con agresividad. Dos triples consecutivos de Rudy y otro de Calderón devolvieron la moneda a la artillería letona (25-18), que había llegado a abrir una brecha de cinco puntos (9-14). El carrusel de cambios volvió a dar pequeñas ventajas a Letonia hasta que regresó el trío del día, Gasol, Calderón y Rudy, con Felipe Reyes al quite en el rebote, y volvió a dar un leve estirón en el marcador: 41-36 en el descanso.

El acelerón español fue en aumento en el tercer cuarto. Situó la renta en 14 puntos (56-42) gracias a triples de Rudy, Garbajosa y Gasol, un robo del balón y un estirón más a su velocidad de crucero propiciada por la aparición de Sergio Rodríguez. Los letones empezaban a pagar el desgaste y a preservar obligatoriamente a algunos de sus pívots debido al exceso de faltas personales. El partido se rompió. Los letones insistieron, por supuesto, dando fe otra vez de su mentalidad de acero inoxidable. Para entonces ya habían perdido dos bazas capitales. Biedrins hincaba la rodilla claramente en su mano a mano con Gasol y el balance de rebotes se decantaba tan claramente que resultaba un lastre excesivamente gravoso en su juego.

A partir de ahí, y pese a algún error puntual que llevó de nuevo a Sergio Rodríguez al banco por su exceso de precipitación, España rodó a pedal libre. Era el momento oportuno para que Marc Gasol, Mumbrú o Berni se desquitaran de su discreto primer tiempo. Lo consiguieron estirando la diferencia de forma disuasoria (70-55) ya mucho antes de llegar a los minutos finales; en fin, como suele hacerlo España en su racha de 28 victorias consecutivas. Continúa la epopeya del campeón mundial, aunque también se demostró que en este Europeo todavía le quedan muchos pantanos que cruzar.

Pau Gasol intenta alcanzar el balón frente a Biedrins.
Pau Gasol intenta alcanzar el balón frente a Biedrins.PÉREZ CABO

Sobre la firma

Robert Álvarez
Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_