Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Touriño defiende una investigación "sin límites" sobre la Cidade da Cultura

La Fiscalía traslada al juzgado la denuncia de la CIG "ante la posible relevancia penal"

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, defendió ayer una comisión de investigación en el Parlamento "sin limitaciones" para fiscalizar "todo lo que los grupos estimen necesario". "Luz y taquígrafos" fue su respuesta a las demandas del PP para que la Cámara examine también las decisiones del bipartito sobre la Cidade da Cultura. Los populares amenazaron ayer con pedir la comparencia del propio Touriño si PSdeG y Bloque reclaman la presencia del ex presidente Manuel Fraga ante la comisión. La Fiscalía ha trasladado al Juzgado la denuncia presentada por el sindicato CIG.

Después de presidir la primera reunión del Gobierno a la vuelta de vacaciones, el jefe del Ejecutivo autónomo, optó por no poner límites a la investigación parlamentaria sobre la gestión de la Cidade da Cultura. Touriño abogó por que la Cámara "conozca y analice todo lo que necesite". Su respuesta es un sí a las demandas del PP, que condiciona su voto a favor de la comisión a que ésta pueda fiscalizar las decisiones políticas del bipartito sobre el macroproyecto de Peter Eisenman.

El presidente citó, no obstante, las causas de la investigación que, según él, son "las importantes irregularidades, el despilfarro caos y descontrol" que el Consello de Contas atribuye al Gobierno de Fraga. Touriño insistió en recordarle al líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, su papel como vicepresidente en aquel Ejecutivo: "Es probable que no se enterara de lo que pasaba en el Gobierno en que era vicepresidente. Si no es así, podría empezar a dar explicaciones antes de la comisión de investigación".

Touriño descartó además cualquier otro uso para el macrocomplejo del Gaiás que no sea el de contenedor cultural y respondió a quienes reclaman el traslado de algunos servicios administrativos de la Xunta a los edificios diseñados por Peter Eisenman. "Agradezco las ideas aportadas, todas ellas interesantes, como utilizar la piqueta, la demolición, o que los contenedores culturales alberguen viviendas, apartamentos o acojan a funcionarios. Para tamaño desatino no fui elegido presidente", sentenció.

Touriño avanzó que pondrá "todo su empeño en convertir el mausoleo del anterior presidente en una actuación útil para Galicia" y lamentó que el reciente debate público sobre la Cidade da Cultura no se hubiera producido en el momento en que se adjudicaron los edificios por un importe superior a los 370 millones de euros. "He escuchado últimamente a ilustres personajes de la colectividad, pero después de acudir a las hemerotecas, tengo que recordar que escasas personas entonces levantaron la voz para impedir que se pudiera llegar a donde se llegó", concluyó.

Comparecencia de Touriño

También ayer el PP amenazó con llamar a declarar al propio Touriño si Bloque y PSdeG insisten en reclamar la presencia del ex presidente Fraga ante la comisión parlamentaria. "No vamos con el ánimo de vetar ni de tapar nada. Eso sí, si lo hace Fraga, deberá comparecer también el actual presidente", aseguró Manuel Ruiz Rivas, portavoz adjunto del grupo popular en la Cámara. Ruiz Rivas exigió un "mismo criterio a la hora de pedir claridad a los dos presidentes de la Xunta". El PP no admite que los grupos de gobierno pretendan citar "al anterior presidente que fue de los gallegos y no al presidente que es de los gallegos". El diputado dejó claro que las comparecencias las decidirán los representantes de cada partido dentro de la comisión.

Ruiz Rivas, que compareció antes de que lo hiciese el presidente de la Xunta, reafirmó su intención de que la Cidade da Cultura sea investigada "desde el primero al último día". "Llevan dos años las obras con problemas, con indefiniciones, con obras paradas", señaló. Para el PP, investigar "sólo las actuaciones anteriores es una cortina de humo para tapar diferencias" entre los socios de la coalición. El diputado popular dejó caer que tras la intención del BNG de presidir la comisión esté la reticencia de los nacionalistas a investigar sus dos años de gestión. "Nos da la impresión que no tienen mucho interés en que se investigue el presente cuando lo que pretenden ya es tener la comisión a través de su presidencia", argumentó Ruiz Rivas.

En una nota pública, la Fiscalía del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia informó ayer de que el juzgado de guardia de Santiago tiene en su poder desde el 14 de agosto la denuncia presentada por el sindicato CIG sobre las irregularidades advertidas por el informe de Contas en la gestión de los ejecutivos del PP. El ministerio público aclara que su decisión se produjo después "del examen de la denuncia y a la vista de la posible relevancia penal, de la trascendencia de la misma, así como de la complejidad de la documentación vinculada a ella y con el propósito de conseguir la más pronta judicialización de la misma". La Fiscalía recuerda que desde el 14 de agosto no desarrolla actividades de investigación propias sino que participa en la que lleva a cabo la autoridad judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de agosto de 2007