Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El comercio de estalactitas está prohibido, pero se venden por Internet

El comercio con estalactitas y estalagmitas está totalmente prohibido en España. Las tiendas de minerales no pueden vender estas formaciones calizas, ya sean de origen español o importadas desde el extranjero. Sin embargo, a través de Internet se demandan y se ofrecen

ejemplares arrancados de las cuevas con el poco disimulo de quienes se saben protegidos por el vacío administrativo.

Según el presidente de la Sociedad Española para la Defensa del Patrimonio Geológico y Minero (SEDPGYM), Josep Mata Perelló, "todo lo que está dentro de las cuevas no se puede tocar porque así está claramente legislado por el Gobierno central", en la misma categoría que los fósiles, no obstante, "esta protección, salvo en el caso de Aragón, sólo existe sobre el papel: ninguna otra autonomía ha articulado medidas" para velar por el patrimonio geológico que excursionistas y bandas organizadas van esquilmando en la oscuridad de las grutas.

En el caso de la Cova Grande de Santalla de Lóuzara (Samos, Lugo), es evidente que los últimos saqueos no corrieron por cuenta de los turistas, sino que fueron obra de profesionales. Trabajaron durante la noche en la cueva con una sierra radial y un grupo electrógeno, y al no poder transportar las piezas más pesadas, regresaron con refuerzos (unas 12 personas, según el testimonio de los vecinos), días después, al lugar de los hechos.

Patrimonio cultural

Josep Mata, profesor de Geología Minera en la Escuela de Minas de la Universidad Politécnica de Catalunya, defiende que, según la ley, la riqueza geológica debería estar protegida, en cada comunidad, por el correspondiente departamento de Cultura. Las estalactitas "son patrimonio", sin embargo, "todo esto es tan abstracto que, a la hora de la verdad, los gobiernos únicamente se hacen cargo de los hallazgos paleontológicos o arqueológicos". La realidad, en definitiva, es que "no hay ningún control": "Nadie se hace cargo" de los destrozos que se produzcan y tampoco nadie toma medidas de protección para que no se sigan produciendo.

Ayer, desde la Consellería de Cultura se aseguraba que esta materia no entraba dentro de sus competencias y se señalaba a Medio Ambiente como posible responsable. Por su parte, Medio Ambiente aún no ha logrado responder a este diario si éste es un asunto suyo y qué departamento, de existir, debería hacerse cargo de cuevas arrasadas como la de Santalla, la Pala Silverto, la Pala Bonita o la K1-Cubelas, estas tres últimas en Ourense.

En Galicia, el Seprona, más que inspeccionar las cuevas, realiza visitas a las tiendas de minerales, aunque no hace lo mismo con las de esoterismo, las de decoración y los anticuarios, donde también se pueden encontrar formaciones minerales. No obstante, desde estos negocios se señala a Internet como principal escenario del mercado negro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de agosto de 2007