Entrevista:SEBASTIÀ SERRA | Presidente del Institut d'Estudis Baleàrics

"Baleares ha de volver al Llull, pero manteniendo sus competencias"

Hace tres años, el Gobierno balear de Jaume Matas (PP) decidió unilateralmente abandonar su participación en el Institut Ramon Llull e impulsar un organismo ya existente, el Institut d'Estudis Baleàrics (IEB), como instrumento para promocionar la cultura y la lengua catalanas en las islas. Tras un periodo de distanciamiento, ambas instituciones firmaron un convenio el pasado febrero, en el que se concretaba la presencia de 28 autores y 21 editoriales baleares en la Feria del Libro de Francfort del próximo octubre, donde la cultura catalana será la invitada de honor. Pero el reciente cambio de signo político en las islas ha provocado un relevo en la presidencia del IEB. Al escritor Gabriel Janer Manila le ha sucedido Sebastià Serra (Palma, 1950), historiador y fundador del Partit Socialista de Mallorca (PSM) en la década de los setenta. Su primer objetivo, lograr un mayor protagonismo para la cultura balear en el evento alemán, lo alcanzó el pasado domingo después de que el Llull le permitiera incrementar la nómina de escritores de Baleares en 11 más. A largo plazo, desea propiciar el reingreso del IEB en el Llull.

"A la feria tienen que ir los que escriben en catalán. En eso aquí no ha habido debate"
"Todos los sectores, sean de la ideología que sean, deben estar en Francfort"

Pregunta. ¿Cómo evalúa el convenio que firmó su predecesor?

Respuesta. Como algo positivo desde el punto de vista de defensa de la cultura catalana, sobre todo tras tres años de aislamiento desde que el Gobierno balear decidió abandonar el Llull. Pero creo que se hizo de forma precipitada: debería haber mostrado un imaginario más global de la cultura balear, con más figuras literarias históricas y también de nuevas hornadas de creadores.

P. ¿Aquella selección marginó a ciertos sectores?

R. La pregunta que me hacía era: ¿por qué unos son exportables y otros no? A la hora de seleccionar autores y editoriales, hay que partir de la pluralidad. El programa ya incluía nombres clave como Baltasar Porcel, Carme Riera, Ponç Pons y Sebastià Alzamora, por citar algunos. Ahora la hemos complementado con Sebastià Bennasar, Miquel Bezares, Rosa Colom, Vicenç Ferrer, Pere Morey, Josep Maria Quintana, Miquel Rayó, Guillem Rosselló, Maite Salord, Jaume Santandreu y Àlex Volney. El mundo literario es diverso y todos los sectores, sean de la ideología o ascendencia histórica que sean, tienen que estar representados en un evento internacional de las características de la Feria de Francfort. Además, también se prevén otras actividades, como la presentación de la traducción al inglés de las Rondaies -cuentos populares procedentes de la tradición oral mallorquina-, y dos exposiciones de peso: Miró i Mallorca y Mallorca eròtica, con obra del pintor Joan Bennàssar a partir de las glosas eróticas populares.

P. Usted ha criticado que la cultura balear no acuda a Francfort en plena situación de igualdad.

R. La palabra es reciprocidad. Existe una dinámica que establece a Barcelona como gran capital cultural. Pero, en el ámbito cultural catalán, ninguna realidad debería quedar marginada, sea de una comarca de Girona o de la isla de Formentera. Se debe buscar la manera proporcional y equilibrada de darles cabida.

P. Como presidente del IEB, es partidario de que Baleares reingrese en el Llull. Parece una contradicción...

R. El reingreso está previsto en el acuerdo de gobierno entre el PSOE, Unió Mallorquina y la coalición del Bloc [PSM, EU-EV, ERC]. Y en ese mismo pacto, se especifica la voluntad de seguir potenciando el IEB. No creo que sean dos cosas excluyentes, sino complementarias.

P. ¿Cuál debe ser la relación, entonces?

R. Las labores que desarrolla el IEB son muchas y muy importantes. Entrar en el Llull no tiene que suponer la desaparición de la institución que presido. Lo que hay que evitar es que se genere una duplicidad de funciones y estructuras. Lo idóneo sería que, a la hora de organizar actividades, el Llull utilizase la infraestructura y la capacidad de trabajo del IEB. En un futuro, el Llull tendría que estar por encima de las instituciones políticas y abarcar toda el área de influencia de la cultura catalana, a partir de órganos más pequeños y especializados. Y ése es el papel que debería desempeñar el IEB, como entidad confederada. De todos modos, decidir las circunstancias y el momento del reingreso no me compete a mí, sino a los presidentes [balear, Francesc] Antich y [de la Generalitat, José] Montilla. Creo que Baleares ha de volver al Llull, pero manteniendo las competencias que son propias del IEB.

P. ¿Qué opina sobre la no participación en Francfort de los escritores catalanes que escriben en castellano?

R. Es una polémica que me pareció preocupante, porque dio la impresión de que cogía desprevenidos a los responsables institucionales. Debería haberse previsto el problema mucho antes. En todo caso, cuando a Francfort se invita a la cultura catalana, no tengo duda de que quienes tienen que acudir son los escritores que escriben en catalán. En Baleares no ha habido debate en ese sentido.

El historiador Sebastià Serra, en su despacho del Institut d'Estudis Baleàrics.
El historiador Sebastià Serra, en su despacho del Institut d'Estudis Baleàrics.IEB

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS