Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juande decidirá si Alves juega o no tras hablar esta mañana con él

El traspaso de Alves al Chelsea, un acuerdo que parece que todos los implicados quieren alcanzar aunque ninguno haya pensado todavía que ha llegado el momento de ceder, ha ganado cierto protagonismo en Sevilla a la final de la Supercopa. Y eso que, de imponerse al Madrid, el equipo andaluz sumaría el primer título de la temporada y el quinto en 15 meses.

En un momento en el que las directivas del Chelsea y el Sevilla se han replegado para afinar les estrategias negociadoras, el brasileño viajó con su equipo a Madrid en la tarde de ayer. Sin embargo, y a pesar de que el precedente sea su petición de no disputar el encuentro de la previa de la Liga de Campeones del miércoles pasado frente al AEK, este hecho no tiene mayor valor por sí mismo. El entrenador, Juande Ramos, se ha llevado consigo hasta a los lesionados, como en las cuatro anteriores finales que disputó con el conjunto andaluz. El manchego trasladó la decisión final de alinear o no a Alves a la mañana de hoy, cuando tiene previsto tratar con el propio defensa el asunto.

A medida que pasan los días, el ambiente se enrarece alrededor de Alves. Si en el partido de ida de esta competición los aficionados le pedían con cariñosos cánticos que se quedara en Nervión, tras su ausencia frente al AEK vinieron los primeros incidentes entre el brasileño y algunos aficionados. Aunque todavía no se ha pasado de los insultos. La prensa británica publicó hace días que el Chelsea le había ofrecido contratar a profesionales de la seguridad para protegerle, pero que el lateral se había negado. Alves dijo hace unas semanas que quería salir por la puerta grande del Sevilla y que deseaba que el presidente, José María del Nido, le acompañara a la hora de dar el adiós definitivo. Algo que le sería más fácil si sumase sus fuerzas al equipo para ganar la Supercopa.

Aparte de la duda de Alves, la alineación sevillista se parecerá más a la del partido de ida que al de la previa de la Champions. En esta última brillaron los jóvenes Fazio y Capel, pero Juande dejó entrever que hoy no saldrán de titulares. "Ahora jugamos ante un rival con mucho nombre en un estadio con 80.000 espectadores y nunca se sabe cuál puede ser la reacción de los chavales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de agosto de 2007