Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Yo no tengo móvil

Uno de cada cinco madrileños vive sin teléfono celular, la mitad de ellos mayores de 65 años

"Yo no soy un médico. No tengo que estar disponible 24 horas al día para nadie", dice Carlos Galilea, un crítico musical de 49 años que se ha rebelado contra la revolución tecnológica del móvil. Le resulta "terriblemente molesta", especialmente en lugares públicos. "¿Nunca has estado comiendo con alguien y se ponen a hablar por su móvil? Eso no está ayudando a la comunicación; si acaso, nos está aislando".

El crítico no está solo en su boicoteo. Uno de cada cinco madrileños (el 21,6%) no usa celular, según los datos del nuevo Barómetro Municipal de Consumo elaborado por el Ayuntamiento de Madrid. El porcentaje de españoles sin móvil es del 26,8%, lo que deja a Madrid con más cantidad de usuarios que el promedio nacional, según datos del Ministerio de Industria y Comercio.

Galilea asegura no ser un hombre "antitecnológico". No está en contra de los móviles en sí, ya que piensa que hay gente que sí podría hacer buen uso de ellos, en casos de emergencia por ejemplo. "Es un invento genial, pero la gente definitivamente lo sobreutiliza", opina. Para él, su uso debería limitarse a aquellos que conducen solos, o personas mayores sin compañía. "Yo simplemente no lo necesito". Él sobrevive a diario con el teléfono de su casa, desde donde trabaja.

La razón de Galilea, el hecho de no necesitar del móvil, es la más común entre los madrileños que no los usan, con un 48,6% de los encuestados. Según el estudio municipal, la segunda razón, con el 20,4%, no lo tiene porque "dispone de teléfono fijo", y un 16,9% simplemente porque "no sabe usarlo o entenderlo". El 10,1%, que señala "otro" motivo, se refiere en gran parte a que no le gusta tener móvil.

Miguel Brieva, un dibujante e ilustrador de 33 años, es de los madrileños con "otro" motivo a los principales para no tener un aparato en su posesión. "Una vez lo tienes, ya no puedes vivir sin él", asegura, y como nunca ha tenido uno, no le hace falta. Aparte de no necesitarlo, los motivos de Brieva son más ideológicos. El desarrollo de la tecnología moderna no satisface las verdaderas necesidades de la gente, insiste. "Hace 15 años todos vivían sin móvil perfectamente, y nadie decía 'que lástima que no tengamos teléfonos móviles para comunicarnos".

Brieva es una excepción. La mayoría de personas que no usan móvil son mayores de 65 años, con el 50,1% de ellos que dicen no tener uno.

El restante 78,4% que sí tiene celular no está muy satisfecho con él. La valoración media de los servicios, con publicidad, reclamaciones y servicio de baja en las posiciones más bajas, no supera el 6 en una escala del 1 al 10.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de agosto de 2007