Reportaje:

Las nuevas pantallas de RTVE

La Corporación creará una plataforma para explotar la televisión en Internet y en los dispositivos móviles

La Primera y La 2, los dos formatos históricos de TVE, convivirán con otras pantallas. Después de medio siglo de vida, la televisión convencional se adapta a la era digital y se apunta a la modernización de la mano de las nuevas tecnologías. Además de los canales temáticos que se distribuyen por satélite y a través de la televisión digital terrestre (TDT), la Corporación estatal pondrá en marcha una plataforma interactiva multimedia que progresivamente ofrecerá contenidos a la carta. RTVE aspira a actuar de motor en un sector audiovisual cambiante y ser un referente con contenidos de calidad.

- Internet y dispositivos móviles. Para impulsar esta nueva televisión, la compañía se volcará en los protocolos de las redes IP, Internet convencional y los dispositivos de movilidad (portátiles, teléfonos celulares, agendas electrónicas), según propone el borrador de Mandato-marco elaborado por el Grupo Socialista, que en otoño será debatido en el Congreso y tendrá una vigencia de nueve años. "La Corporación RTVE contribuirá al desarrollo de la sociedad de la información y participará en el progreso tecnológico en I+D+i (investigación, desarrollo, innovación) a través de la creación de una sociedad filial", apunta el documento remitido esta semana a los grupos parlamentarios. La nueva plataforma multimedia e interactiva se alimentará de programas de servicios público y comerciales y sus contenidos estarán destinados a estimular la creatividad y la investigación. Además, aportará contenidos de servicio público de vídeo y de audio que podrán ser reutilizados sin finalidad comercial.

- Televisión convencional y TDT.

El Mandato-marco garantiza la supervivencia de La 2, que se mueve en niveles de audiencia en torno al 5%. La oferta generalista y de cobertura nacional queda en manos de La Primera y La 2, que ofrecerán contenidos tanto de servicio público como comerciales destinados a la información, la formación y el entretenimiento. Su programación se regirá por "el principio de calidad" y contará con espacios informativos, de ficción, deportes, telefilmes, infantiles y juveniles, documentales, concursos y variedades, musicales, religiosos y taurinos, según la clasificación de la Unión Europea de Radiodifusión. Esta oferta debe contemplar "la disposición, hábitos y preferencias de los ciudadanos en el consumo de televisión" y será gestionada "con criterios de eficiencia y rentabilidad social y económica".

En el ámbito de la TDT, la Corporación cuenta con dos múltiples con capacidad para ocho canales. A las actuales ofertas (Canal 24 Horas, Teledeporte y Clan TV) se podrán unirán en 2010, cuando se produzca el apagón analógico, "otros canales dedicados a la emisión de programas documentales, musicales, programas con formato de duración y contenidos especiales, experimentales y alternativos".

- Radio. La sociedad RNE tendrá cuatro canales de cobertura nacional, que albergarán una programación generalista, otra informativa (bajo la fórmula "todo noticias"), una musical y otra destinada al público joven y alternativa. Además, contará con un canal internacional. Los contenidos de proximidad se ofertarán mediante desconexiones territoriales. Esta estructura no contempla la continuidad de Ràdio 4, la cadena catalana con más de 30 años de vida, que fue amenazada de cierre por el anterior equipo directivo, encabezado por Carmen Caffarel. El futuro de Ràdio 4 está pendiente de un acuerdo entre la Generalitat de Cataluña y RTVE que previsiblemente se resolverá en septiembre y en el que podría entrar en juego la cadena catalana COM Ràdio.

- Producción y programación. El Mandato-marco persigue una programación de calidad y establece que el 65% de la oferta generalista de TVE será de producción propia e interna, porcentaje que en los canales temáticos llegará al 70%. Los informativos y programas de actualidad serán íntegramente realizados por la cadena. En el caso de los programas infantiles y juveniles o deportivos será al menos del 80% y para series de ficción, concursos, realitys, espacios de humor o concursos, no será inferior al 60%. La producción externa se aplicará sobre todo a ficción, películas, documentales y grandes eventos. TVE cooperará en la producción obras audiovisuales de Iberoamérica "y de otros países que por razones históricas tengan una especial vinculación con España". A la hora de comprar derechos cinematográficos internacionales atenderá preferentemente "títulos estrenados en España con gran aceptación de público".

- Código deontológico. Para todos sus profesionales, incluidos mandos y directivos, la Corporación RTVE elaborará un código deontológico y una guía de buenas prácticas que servirán de base a "la excelencia de su gestión y oferta programática". Y utilizará sus canales internacionales, de radio y de televisión, para fomentar su presencia fuera de las fronteras tanto en castellano como en las lenguas que "estratégicamente" se consideren de mayor interés para España.

- Corresponsalías. La Corporación mantendrá una red de corresponsalías, especialmente en Europa, Norte de África, América Latina, Estados Unidos, Oriente Medio y Extremo Oriente. RNE y TVE colaborarán para una mejor explotación de los recursos técnicos y humanos, tarea en la también se pretende contar con la agencia estatal de noticias Efe.

El director de TVE, Javier Pons, en su despacho.
El director de TVE, Javier Pons, en su despacho.ULY MARTÍN

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 11 de agosto de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50