Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sierra Leona celebra los primeros comicios sin la tutela de la ONU

Más de 50.000 personas murieron en la guerra civil entre 1991 y 2002

Los habitantes de Sierra Leona se volcaron ayer en las urnas en los primeros comicios tras la salida de las fuerzas de la ONU hace dos años. Las elecciones son una prueba para el país, que se enfrentó en una guerra civil que dejó más de 50.000 muertos entre 1991 y 2002. El vicepresidente, Solomon Berewa, de 69 años, es el favorito, pero todo apunta a que deberá someterse a una segunda vuelta dentro de dos semanas.

Sierra Leona aún debe reponerse de las atrocidades de la guerra civil, que además de las pérdidas humanas y los dos millones de desplazados, dejó la dura tarea de la reconstrucción. Las elecciones "harán o romperán este país", dijo Christiana Thorpe, directora de la Comisión Electoral. Algunos analistas creen que las condiciones que sirvieron de combustible para el conflicto -como la corrupción y los altos índices de paro- han empezado a reemerger, y por ese motivo, las elecciones son vistas como una oportunidad para que el país se incline hacia la paz.

Las tropas de la ONU, que abandonaron Sierra Leona en 2005, llegaron a tener 17.700 cascos azules para contener la acción del Frente Revolucionario Unido, que sumó a cientos de niños a sus filas. Esta vez, los encargados de velar por la paz durante las elecciones son las fuerzas militares del país.

El principal rival de Solomon Berewa es el empresario Ernest Bai Koroma, de 54 años, que lidera el partido opositor Congreso de Todo el Pueblo. Si ningún candidato consigue el 55% de los votos, habrá una segunda vuelta dentro de dos semanas. Se espera que los resultados se den a conocer de forma progresiva, aunque los datos finales se conocerán dentro de 12 días.

El actual presidente, Ahmed Tejan Kabbah, no puede ser reelegido debido a que ya cumplió los dos mandatos permitidos por la Constitución. Además del próximo presidente, los votantes eligieron a los 112 diputados que integran el Parlamento.

El país ocupa el penúltimo lugar en el índice de desarrollo humano de Naciones Unidas y pese a sus grandes riquezas en diamantes, el 70% de la población vive con menos de un euro al día. Según Transparencia Internacional, tiene uno de los mayores índices de corrupción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de agosto de 2007