Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Dos días de cola por unos muebles gratis

Los primeros clientes del nuevo Ikea de Vallecas 'acampan' en busca del cheque regalo

Sentado bajo una sombrilla azul tomando cerveza, Iván Pérez, de 29 años, ha encontrado la forma más relajante de obtener 300 euros en vacaciones. "Esto es como estar en la playa, pero sin la arenita", dice entre carcajadas. Él y su amigo José Daniel López llegaron al aparcamiento del nuevo Ikea, que abre hoy sus puertas al público en el Ensanche de Vallecas, a las ocho de la mañana de ayer. Venían con la ilusión de conseguir un cheque de 300 euros para adquirir muebles en la tienda, la tercera de la multinacional sueca en la región.

Estos dos amigos eran los primeros de una fila de 20 personas que ayer por la tarde aguardaban pacientemente su premio: los 10 primeros, el cheque de 300 euros. El centenar de personas siguiente recibirá un cheque de 50 euros. La única condición, amén de la espera, es presentar el contrato de compra o de alquiler de un piso con fecha de este año.

Ayer a mediodía, los primeros candidatos al cheque estaban instalados provistos de mantas, comida, bebida y juegos de mesa para la espera. Ikea les proporcionó sombrillas y bebidas. "Nos han tratado super bien", dijo Isaac Pérez, que acompañaba a su hermano Iván. Cada cierto tiempo venía un guarda para llevar a un grupo al baño. La tienda invitaba a la cena.

"Habríamos llegado antes si hubiésemos sabido del hotel de lujo que hay aquí", bromeaba Caty Hamley, quien llegó a la fila a las cuatro de la tarde de ayer. Hacía la número 11 y rezaba para que alguno de los contratos de sus predecesores no fuera válido. "Si no, tendré que conformarme con los 50 euros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de agosto de 2007