Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | Internacional

"Es un jugador espectacular"

Ten Cate, técnico del Ajax, elogia la calidad en el área de Urzaiz, su nuevo delantero

Johann Cruyff, Johann Cruyff, Johann Cruyff... A cada paso que da, el delantero español Ismael Urzaiz se encuentra, colgados de las paredes, camisetas, trofeos, fotos y pinturas que le recuerdan que está en el Ajax, cuna de grandes futbolistas. Feliz e ilusionado, a sus 35 años, Urzaiz camina por las instalaciones del complejo deportivo Amsterdam Arena diciendo que allí se "respira fútbol por los cuatro costados".

El fútbol puede ser un deporte implacable con los veteranos y suele condenar a muchos profesionales a un final de carrera entre lesiones, suplencias y el anonimato en equipos sin aspiraciones. Urzaiz ha escapado de esa desdicha. Dentro de poco celebrará sus 36 años jugando en el Ajax, con el que ha firmado un contrato por una temporada. El curtido delantero navarro ha cambiado el Athletic, que los dos últimos años ha vivido al borde del descenso a la Segunda División, por uno de los clubes más prestigiosos de Europa y que disputará la Liga de Campeones. "No quiero decir que acaba mi carrera aquí. Sólo continúa", dice Urzaiz; "nunca te puedes poner barreras. Lo importante es cómo está tu mente para afrontar los retos que te sorprenden en la vida. Pero no estoy aquí por casualidad. Mi lucha me ha llevado hasta el Ajax".

"No estoy aquí por casualidad", se defiende el navarro, de 35 años

Esa lucha se refleja en un currículo repleto de goles y veteranía. Canterano del Real Madrid, fue presentado como jugador del primer equipo en 1990, pero sólo le dejaron jugar un partido. Urzaiz dice que tuvo que "trabajar mucho" en su carrera en el Albacete, Celta, Rayo Vallecano, Salamanca y Espanyol. Hasta que en la temporada 1996-97 fue fichado por el Athletic, sobre el que declara: "El amor de mi vida".

Después de once temporadas en el club vasco, Isma, como es conocido cariñosamente por la afición bilbaína, se despidió como sexto máximo goleador de la Liga (116 goles) y 25 veces internacional con la selección española. Urzaiz justifica su marcha con un lapidario "todo tiene su fin" explicando que tomó la decisión "al final del último partido de la Liga" porque "las dos últimas temporadas luchando contra el descenso fueron muy estresantes".

El padrino del fichaje de Urzaiz es el entrenador Henk ten Cate, mano derecha de Frank Rijkaard en sus dos primeras temporadas en el Barcelona. "Urzaiz es un jugador espectacular. Su oportunismo en el área y su juego aéreo nos ayudaran a resolver partidos complicados porque los equipos se cierran mucho cuando juegan contra el Ajax. Lo que me sorprendió fue su buen nivel de inglés, lo que le facilitará la integración en el equipo".

Urzaiz cuenta que la primera buena señal del Ajax surgió con un percance hace tres semanas. Cuando sólo tenía apalabrada su marcha a Holanda, sufrió una apendicitis que le obligó a ser operado. La cirugía le dejó una cicatriz de ocho puntos y nada más. "El Ajax me dijo desde el primer momento que no me preocupara, que contaban conmigo. Cosas de un club con señorío", explica el delantero.

Urzaiz estará listo para el inicio de la Liga holandesa y de la Champions a finales de mes.

El nuevo jugador del club holandés cruza por un pasillo, entre un centenar de niños en busca de autógrafos, hasta llegar a los campos de entrenamiento. Uno de ellos le señala como "el nuevo español". Eso, porque el español más famoso todavía es Gabri, ex barcelonista y titular del Ajax. Sus fotos, con cara de malo, adornan las tiendas del club. Al hablar del nuevo compañero, le sale una sonrisa. Quiere hablar del amigo, no del futbolista: "Es un hombre tranquilo y muy buena persona. Con eso me vale".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de agosto de 2007