Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:GENTE

Nadie quiere peleas con Karl Lagerfeld

El diseñador está indignado por un libro sobre su vida. En Francia se boicotea su venta

A Karl Lagerfeld, el célebre modista de Chanel, no le ha gustado el retrato que hace de él la periodista Alicia Drake en el libro The Beautiful Fall - Lagerfeld, Saint Laurent and Glorious Excess in 1970s Paris. Sobre todo, le ha molestado que se desvelara su verdadera edad, 73 años, ya que estaba acostumbrado a rebajarla a los 68. Confiando en las severas leyes francesas acerca del derecho a la intimidad, intentó también llevar a los tribunales a la autora, pidiendo 100 millones de euros de indemnización sin embargo perdió. De todas formas, el libro no está a la venta en París, y nadie quiere desafiar al modista, según informa el Corriere della Sera.

Alicia Drake quería escribir un libro acerca de la apasionante historia de la moda, y deseaba contar con Karl Lagerfeld e Yves Saint Laurent como protagonistas: dos amigos, convertidos en rivales por el amor del mismo hombre, Jacques de Baescher, que falleció de sida a los 38 años. Durante mucho tiempo intentó obtener una entrevista con ambos, sin éxito. Entonces decidió seguir en su proyecto recopilando los testimonios de todas las personas más cercanas a los dos modistas. El resultado es un apasionante viaje al mundo de los excesos de la moda en el París de los setenta, en el que relata las vidas de dos protagonistas de excepción, amigos-enemigos, en el trabajo y en la vida. Esta investigación llevó a la colaboradora de Vogue a descubrir también algunas verdades incomodas que no gustaron para nada al director creativo de Chanel. ¿Algún ejemplo? Durante un viaje a Hamburgo, en busca de las raíces de Lagerfeld, Drake descubrió que no era cierto el mito que el mismo modista había creado acerca de su familia y de su infancia, supuestamente pasada entre lujos, castillos y mayordomos. Su familia era en realidad una muy común y tranquila familia burguesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de julio de 2007