Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Superdeportivo con clase

Un cupé grande y elegante con las prestaciones de un superdeportivo y el espacio y confort de las berlinas más refinadas. Es el Gran Turismo, lo último de Maserati, que mide 4,88 metros de largo, equipa un motor 4.2 V8 de 405 CV e incluye cuatro plazas utilizables y maletero.

Los Maserati han sido siempre los parientes señoriales de Ferrari, modelos casi igual de rápidos y potentes que los de la marca italiana, pero valedores de un concepto más sosegado de la deportividad que se aprecia en su mayor espacio, confort y refinamiento, y permite que sean válidos para el día a día y los viajes. El nuevo gran turismo, la última propuesta de la marca del tridente, recoge estas premisas y se postula como uno de los cupés grandes más sugerentes de la oferta actual. Y representa la alternativa de Maserati a modelos como los Jaguar XKR, Bentley Continental GT, Mercedes CL y Aston Martin DB9, entre otros.

Cuesta 123.783 euros, pero a pesar de su prohibitiva tarifa, las 45 unidades del gran turismo que llegarán a España en septiembre están ya vendidas, y en 2008, el cupo nacional crecerá hasta los 160 coches. El nuevo modelo se deriva de la berlina Quattroporte y lleva su mismo motor, cambio y chasis. Pero tiene cinco CV más, una carrocería algo más pequeña y ligera -4,88 metros y 1.880 kilos, frente a 5,05 y 1.930-, y una distancia entre los ejes delantero y trasero inferior que busca potenciar la agilidad.

Línea cautivadora y 285 km/h.

Elegante y distinguido, pero al tiempo deportivo y espectacular, el gran turismo muestra una estampa muy esbelta y es uno de los cupés grandes más atractivos. El diseño, obra del genio italiano Pininfarina, otorga además una aerodinámica eficiente (CX: 0,33).

Los casi 4,9 metros de largo permiten ofrecer un habitáculo amplio, con cuatro butacas desahogadas y espacio para los más altos, incluso atrás. El maletero, en cambio, es pequeño en relación con sus medidas exteriores: 260 litros. El refinamiento de Maserati está presente en todo el interior, que va forrado en cuero y moqueta, y muestra soluciones típicas en la marca, como el reloj clásico del salpicadero. El equipamiento es abundante y recoge las sofisticaciones de los modelos de gama alta, como la posibilidad de elegir tapicerías en 10 tonos y diferentes materiales (madera, aluminio) y accesorios (teléfonos, maletas). Pero también hay detalles impropios en un coche de este precio, como la carátula del equipo de música, la misma del Peugeot 207.

El motor 4.2 V8 de 405 CV va acoplado a un cambio automático de seis marchas con mandos en el volante, un conjunto que combina suavidad y poderío: permite acelerar de 0 a 100 km/h. en 5,2 segundos y alcanzar 285 km/h. El cambio es adaptable y ofrece cuatro programas (normal, sport, manual y ice) que varían la respuesta de la mecánica. Lleva propulsión trasera y puede montar suspensiones electrónicas como opción (unos 2.600 euros), una solución recomendable que mejora tanto el confort como el dinamismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de julio de 2007