La magia de Lindsay Kemp aterriza en Peralada con 'Los cuentos de Hoffmann'

Tres años después de firmar un montaje de la pucciniana Madama Butterfly, el director de escena y coreógrafo británico Lindsay Kemp vuelve a mostrar su pasión por la ópera en el Festival de Peralada (Girona), donde esta noche estrena su "mágica y poética visión" de Los cuentos de Hoffmann, de Jacques Offenbach. El tenor venezolano Aquiles Machado es el protagonista del nuevo montaje, dirigido musicalmente por el director catalán Miquel Ortega. "Me identifico con las obsesiones y los sueños de Hoffmann, un artista que, como yo, persigue sin cesar un ideal de belleza", afirma Kemp.

Junto a Aquiles Machado, tres sopranos comparten protagonismo en el reparto, la española María José Moreno y las italianas Annamaria Dell'Oste y Giuseppina Piunti, que encarnan, respectivamente, los tres ideales de belleza soñados por Hoffmann: Olympia, Antonia y Giulietta. Los tres villanos de la ópera corren a cargo del bajo catalán Felipe Bou y la mezzosoprano francesa Annie Vavrille dará vida a Nicklausse, amiga del poeta soñador. En el montaje interviene el Coro Lírico de Cantabria y la Orquesta Sinfónica de Bilbao.

"Siempre quise llevar a escena esta obra, desde que era un niño, cuando mi madre me llevó al cine a ver la maravillosa adaptación cinematográfica de Los cuentos de Hoffmann creada por Michael Powell y Enric Pressburger", confiesa Lindsay Kemp. "Han pasado casi 60 años y estoy a punto de cumplir ese sueño en Peralada", dice con un suspiro de emoción en los labios.

El montaje, que puede verse en Peralada hoy y el domingo (22.00 horas), es una coproducción del festival ampurdanés con la Quincena Musical de San Sebastián, que lo presentará los días 11 y 13 de agosto, y el Palacio de Festivales de Cantabria, que lo hará el 20 de noviembre y el 1 de diciembre.

De las numerosas ediciones disponibles de la partitura de Offenbach, Ortega y Kemp han escogido la más tradicional, la edición Choudons, con los recitativos musicados por Guiraud. "Todas las ediciones existentes encierran maravillas y si hemos optado por la más tradicional es por razones prácticas, ya que las ediciones más recientes alargan casi una hora más la ópera. Kemp asegura que la influencia de la película que vio en su infancia está presente en su montaje, aunque, como es habitual en sus producciones, el veterano director prefiere seguir su instinto. "Siempre busco momentos de belleza para emocionar al público; creo imágenes bellas como la música de las obras que llevo a escena, aunque ahora esté de moda hacer lo contrario en el mundo de la ópera: cuanto más bella es la música, más feas son las imágenes".

La llave para ambientar las tres historias de amor que cuenta Hoffmann es "un espacio teatral poético donde los estudiantes que acompañan a Hoffmann en la taberna del prólogo escenifican sus cuentos", indica. "Todo el escenario es un contenedor de sueños donde puedo plasmar visualmente la belleza que me inspira la música de Offenbach", asegura el polifacético artista, que ha diseñado también el vestuario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 25 de julio de 2007.

Se adhiere a los criterios de