Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cambios en el segundo banco español

El banco dice que el nuevo accionista no formará parte del núcleo estable

"Estamos satisfechos. La inversión de Manuel Jove es financiera y estable. La operación no cambia, por tanto, nuestros criterios de gobierno corporativo ni nuestra posición contraria a los núcleos duros", afirmó un portavoz del BBVA.

Ayer se especuló con la posibilidad de que el empresario gallego, paisano de Francisco González, sea un refuerzo para el presidente de la entidad ante posibles ataques hostiles. Es decir, que podría formar parte de un núcleo duro de accionistas fieles. Fuentes cercanas a la operación lo negaron e insistieron en que Jove no agrupará sus acciones con las de otros grandes inversores. Es decir, que si llegara una OPA,Jove vendería al igual que el resto de los accionistas.

Desde el banco se comenta que, en los diferentes contactos que mantuvo Jove con González y José Ignacio Goirigolzarri, consejero delegado, se le explicó la filosofía del grupo. La entidad no cree en la eficacia de los núcleos duros y no quiere que los grandes accionistas se sienten en el consejo "porque está formado por independientes", según la entidad. Entre todos los consejeros suman el 0,057% del capital, por lo que el empresario gallego tendrá 100 veces más acciones que todos los consejeros del BBVA juntos.

Otra de las razones por las que el BBVA se muestra satisfecho con esta inversión es porque no presenta conflictos de intereses. Jove ya ha vendido las grandes empresas en las que participaba y las que ha entrado ahora, mucho más pequeñas, no trabajan con el banco. El que sí ha sido cliente del BBVA, y durante muchos años, es el propio Jove, al que han visitado en muchas ocasiones los directivos del banco cuando recorren España.

La entrada de este empresario llega un mes después de que se publicara que "el BBVA es una paella" fácil de compartir. Los analistas del Deutsche Bank, el mayor banco de Alemania, publicaron un informe en el que sostenían que es una entidad que puede ser dividida y vendida por partes por un valor superior al que tiene en solitario. La entidad descarta la teoría que se aplica para ABN Amro "porque la enorme rentabilidad del banco, el 37%, impide sacar provecho de una compra".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de julio de 2007