35 muertos en los combates entre islamistas y el Ejército paquistaní

Islamabad niega que Bin Laden se esconda en las zonas tribales

Agencias

Los combates entre el Ejército paquistaní y los insurgentes en la conflictiva zona tribal fronteriza con Afganistán causaron al menos 35 muertos -dos de ellos soldados- en los dos últimos días. Los enfrentamientos se intensificaron a partir del sábado, tras el colapso la semana pasada de un controvertido alto el fuego. El Ejército utilizó helicópteros para bombardear las posiciones de los rebeldes en Waziristán Norte.

Los combates comenzaron después de que los rebeldes atacaran el sábado un puesto de control militar, según informaron funcionarios locales de Miram Sha, la principal ciudad de la zona. Los habitantes aseguran que los disparos de artillería se sucedieron desde el sábado hasta la madrugada de ayer.

El nuevo choque estalló tras la ruptura de un hipotético alto el fuego, declarado después de una semana en la que murieron 170 personas en distintos enfrentamientos.

En Islamabad, mientras tanto, el ministro de Exteriores, Jurshid Kasuri, rechazó de plano un informe del espionaje estadounidense sobre que Osama Bin Laden se encuentra en Pakistán, y expresó su oposición tajante a la posibilidad de que EE UU ataque la supuesta guarida del líder de Al Qaeda en las zonas tribales. "Sería completamente contraproductivo", subrayó Kasuri.

El jefe de la diplomacia paquistaní señaló que si Washington les facilita la información, las fuerzas de seguridad paquistaníes realizarán un trabajo mejor. "Nosotros tenemos muchísimos menos daños colaterales", subrayó el ministro, airado tras referirse al número de bajas de civiles iraquíes que causan las tropas estadounidenses. "La diferencia es que nosotros no podemos permitirnos lo que convenientemente se llama daños colaterales", destacó.

Según Mike McConnell, director nacional de Inteligencia de EE UU, los informes recibidos recientemente apuntan que Bin Laden se encuentra en el norte de Pakistán, en la zona fronteriza con Afganistán. A su vez, la consejera estadounidense de seguridad nacional, Frances Fragos Townsend, dejó abierta la posibilidad, durante una entrevista el domingo con la cadena de televisión Fox, de realizar en esa zona de Pakistán una operación especial. "El trabajo número uno es proteger la vida de los estadounidenses", subrayó.

"Si alguien tiene la información debe facilitárnosla para que podamos detenerle", declaró el ministro del Interior paquistaní, Aftab Sherpao, después de insistir en que Bin Laden no se encuentran en Pakistán.

Los combates de estos días en Waziristán Norte obedecen al compromiso de presidente Pervez Musharraf de reducir la insurgencia en las zonas tribales. Estados Unidos, sin embargo, considera que el general no hace lo suficiente y le presiona para que aproveche la rotura de la tregua para limpiar la zona. La inteligencia norteamericana considera las siete áreas tribales como un "nido de terroristas" y el cuartel general de Al Qaeda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 23 de julio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50