Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barclays se alía con dos bancos asiáticos para mejorar la oferta por ABN Amro

La entidad británica pagaría 67.500 millones, un 5,1% menos que RBS y Santander

Nuevos capítulos en la guerra por ABN Amro. Ayer Barclays anunció que mejoraba su oferta: antes pagaba 63.500 millones de euros y ahora, 67.500 millones. Ofrece pagar en metálico el 36,7%, 24.800 millones. Antes todo era en acciones. Con la cotización actual del banco inglés, la oferta es un 5,1% inferior a la de Royal Bank, Santander y Fortis. Si subieran un 9% los títulos de Barclays, igualarían la oferta competidora. Para pagar esta factura, Barclays ha buscado dos socios asíaticos: China Development Bank (uno de los más grandes del mundo) y Temasek, de Singapur.

Hasta el 6 de agosto, todo puede volver a cambiar. Sin embargo, John Varley, primer ejecutivo de Barclays, dijo ayer que no volverá a presentar nuevas ofertas por ABN Amro, el mayor banco de Holanda. Según el calendario oficial, entre la primera y segunda semana de octubre se sabrá quien es el ganador.

De momento, ayer Barclays movió pieza y anunció que elevará su oferta por ABN a 67.500 millones de euros, frente a los 63.500 millones de la anterior propuesta. El 36,7% de esa cifra (24.800 millones) será en efectivo y el resto en acciones. Barclays, atendiendo las indicaciones de los grandes accionistas institucionales, no pagará la factura en solitario. Para ello, se ha buscado dos socios.

China Development Bank y la firma de inversión de Singapur Temasek pasarán a ser sus accionistas de referencia, ya que invertirán 13.400 millones de euros en Barclays a través de la suscripción de nuevas acciones. De esta cantidad, 9.800 millones están condicionados a que prospere la oferta sobre ABN Amro, mientras que los 3.600 millones restantes no dependerán del éxito de la operación.

De esta forma, China Development Bank tendría una participación del 6,3% del nuevo grupo en caso de que prospere la recuperación de acciones, y de no tener éxito, sería del 7,7%. Por su parte, la firma de inversión de Singapur, que también pasa a ser uno de los principales accionistas de Barclays, comprará nuevas acciones de la entidad representativas del 2,1% del capital de la entidad británica, por un importe de 1.400 millones de euros. Temasek invertirá 2.200 millones adicionales en títulos ordinarios de Barclays, en caso de que se complete la nueva oferta por el banco holandés, de los que 700 millones podrán ser recomprados por los accionistas de Barclays fuera de EE UU.

Interés por África

Temasek tendría una participación del 2,4% del nuevo grupo en caso de que prospere la recuperación de acciones, y de no tener éxito, sería del 2,9%. A los bancos asiáticos les interesa la posición de Barclays en África (está en Suráfrica, Kenia, Tanzania, Nigeria, Gana e Islas Mauricio). China es el primer inversor en África, donde se aprovisiona de las principales materias primas para sostener su voraz crecimiento. El grupo británico busca incrementar los negocios en Asia con las dos entidades.

A pesar de elevar su oferta, la propuesta de Barclays continúa siendo un 5,1% inferior a la que lanzó la semana pasada el consorcio formado por Royal Bank of Scotland (RBS), Fortis y Santander, por 71.100 millones, el 93% en efectivo. Sin embargo, puede haber sorpresas. Barclays subió ayer un 3% tras presentar la oferta, y cerró a 7,30 libras esterlinas. Si llegara a 8 libras en octubre, su oferta igualaría a la del rival. También es cierto que las acciones de Royal Bank pueden revalorizarse y cambiaría la paridad. El consejero delegado de Barclays, John Varley, destacó ante la prensa que la entrada de los dos nuevos inversores asiáticos podría convertir a la nueva entidad en un "primer actor" en el mercado chino.

La cúpula de ABN Amro también entró en escena. El grupo holandés hizo gala de sus mejores modales para no expresar claramente sus preferencias, aunque nadie ignora que se inclina por Barclays, informa Isabel Ferrer.

Al acusar recibo de la nueva oferta, un comunicado oficial del banco holandés hallaba "elementos significativos de pago en efectivo" en la propuesta de compra de sus colegas británicos. A continuación, y con un lenguaje algo menos críptico, aplaudía la "oportunidad" que se les brindaba por fin a los accionistas "para considerar las dos proposiciones" y aseguraba que el consejo "buscaría su beneficio y el de sus grupos de interés".

La nota sólo hizo una escueta referencia sobre la alianza asiática apuntando las amplias oportunidades de crecimiento que supone la "cooperación estratégica brindada por la incorporación del Banco de Desarrollo de China en el atractivo mercado asiático". Para el final de comunicado quedó la promesa de que ambas propuestas serían evaluadas "de forma justa y transparente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de julio de 2007