Los socialistas de Vilagarcía cierran filas tras la dimisión del alcalde elegido, Enrique León

En los 12 años que lleva al frente del partido en la provincia de Pontevedra, Modesto Pose nunca tuvo que enfrentarse a la dimisión de un alcalde electo por inelegible. Un sector de la militancia llegó a cuestionar su papel dirigente. Pero llegado el momento de rendir cuentas, cerró filas y Pose salió fortalecido.

"La moción de censura es legítima", dice Pose, "pero tengo la conciencia tranquila de cómo se gestionó la crisis. Lo mío es trabajar en un proyecto porque creo que la política forma parte de la vida, no como un medio de vida. Satisfecho no estoy, pero tampoco decepcionado: el examen lo hemos aprobado".

Para el coordinador de campaña y secretario provincial, ha sido una de las asambleas más democráticas y concurridas. La salida de Enrique León se analizó y se vio como única alternativa posible. "Aunque hubo críticas, muy constructivas, me siento avalado, y el partido sale más fortalecido si cabe".

Modesto Pose señala que comprendió el malestar de Enrique León, "pero las discrepancias políticas llevaron los acontecimientos a un escenario anómalo y a discursos antipartido con ánimo de desprestigiar al PSOE. Y al final, la honestidad y la responsabilidad no son sólo patrimonio de las personas, sino principios vitales dentro de las formaciones políticas y las instituciones".

"Sigo pensando que, jurídicamente, Enrique León tenía razón, y que podíamos tener más posibilidades de ganar que de perder en un contencioso, pero el riesgo no se podía obviar y, mucho menos, lo difícil que sería soportar el acoso de la oposición y de los ciudadanos ante una situación de supuesta ilegitimidad", explica. El secretario provincial lamenta que León "no compartiera las razones políticas" que forzaron su dimisión.

Pose descarta otros motivos colaterales en la retirada de León, como los resultados electorales o las formas de afrontar los pactos para formar un gobierno de izquierda. "En la dimisión no tuvo nada que ver ninguna circunstancia que no viniera de la Junta Electoral Central y lo que políticamente se nos avecinaba".

En cuanto a una posible ilegitimidad de toda la lista del PSOE, planteada por el PP, Pose cree que "es un enredo más que sólo produce risa. Les recomiendo que pregunten quién falsificó las firmas de al menos cinco personas en O Grove y A Illa para las candidaturas del País Vasco".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS