Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

En este solar de Orcasitas habrá un colegio concertado

El barrio pide un ambulatorio. Educación recibe ofertas para la escuela

Lo que está en juego en Orcasitas (Usera) es el respeto de la voluntad popular y los compromisos de los gobernantes. Así al menos lo ven los vecinos que llevan meses peleando contra la decisión de la Comunidad de construir un colegio concertado donde ellos han querido que haya un ambulatorio y una residencia de ancianos, idea apoyada por el PP en el Gobierno del Ayuntamiento desde hace años. Estos equipamientos están contenidos en el Pacto por Orcasitas, una iniciativa popular pionera con la que los vecinos (más de 1.100) diseñaron en 2005 el barrio que querían en el futuro. Un Pacto, recuerdan en la asociación que les agrupa, que pagó y refrendó el Consistorio al que acusan de traición.

Más de 200 personas se volvieron a manifestar ayer por el barrio contra la erección de ese colegio concertado junto a la estación de Cercanías de Orcasitas. Cuando el Ayuntamiento cedió la parcela a la Comunidad en abril, el mismo día, el Gobierno convocó el concurso para construir el colegio. Este cambio de uso es "una ignominia", clama Félix López Rey, dirigente vecinal veterano de la época en que Orcasitas era sinónimo de lucha por la vivienda digna en la primera Transición. Ayer animaba a no cejar en el empeño contra el colegio con un megáfono: "¡Quieren regalar el suelo

público [12.000 euros anuales es el canon mínimo que pagan los concertados] un suelo que es del pueblo, pero no les dejaremos!

El conflicto que enfrenta a la Comunidad con los vecinos de este reivindicativo barrio del sur a propósito de qué construir en el gran solar se calmó justo antes de las elecciones cuando, sorpresivamente, nadie presentó ofertas para construir el colegio. Pero Luis Peral, el anterior consejero de Educación, tras asegurar que mediaría con Asuntos Sociales para ver "qué se podía hacer con esto del nuevo ambulatorio", se despidió con un regalo envenenado. Un día antes de que Lucía Figar, la nueva consejera, tomara posesión, el 20 de junio, apareció de nuevo el concurso del colegio en el boletín oficial.

Las plicas vuelven a abrirse el día 27 y esta vez, pasadas las elecciones, la cosa pinta fea para los irreductibles de Orcasitas que han luchado contra el colegio con múltiples iniciativas y prometen "más guerra". Figar confirmó ayer que "existen varias ofertas para construir el colegio", y que va a seguir adelante con "un concurso que responde a la demanda de centros concertados".

El caso es que en Usera sobran plazas en los colegios públicos, 148 para el próximo curso, según Figar. Pese a ello, los datos que repite sin cesar la recién aterrizada consejera hablan de "200 y pico solicitudes sin atender para la concertada en el distrito", junto con el mantra de los populares en este asunto: "Hay que respetar la libertad de elección de los padres sobre la educación de sus hijos". Cuando se le pregunta por el agravio comparativo de los colegios públicos de la zona (en parcelas de 7.000 metros cuadrados de media), frente a los 22.000 del concertado previsto, tras un momento de duda, asegura que no conocía el dato y que "habrá que evaluar el proyecto de infraestructura y educativo para ver qué son capaces de hacer los posibles adjudicatarios con este terreno".

Figar afirma además que se va a construir un centro de salud "a 300 metros de la parcela en cuestión", noticia que Paco Palomera, otro dirigente vecinal, recoge con un: "O sea, que regalarán finalmente la parcela del colegio a sus amigos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de julio de 2007