Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Rosalía Mera confía en Sarasola

La empresaria gallega adquiere un 9,84% de la joven cadena hotelera Room Mate

La cadena de hoteles minimalista Room Mate que ha puesto en marcha el ex jinete olímpico Enrique Sarasola ha encontrado en la family office de la empresaria gallega Rosalía Mera y la Caja de Ahorros de Castilla-La Mancha la financiación que necesitaba para avanzar en sus planes de expansión. Pese a ser novato en el negocio hotelero, Sarasola acabará el año con 12 hoteles abiertos en Madrid, Valencia, Málaga, Salamanca, Bilbao y Granada. La entidad Socios Financieros ha participado como asesor de Sarasola en la búsqueda de sus nuevos socios con los que compartirá su suerte. Mera se quedará con un 9,84% y la Caja de Castilla-La Mancha, un 13,11%.

"Por 100 euros la habitación, con desayuno incluido e internet gratis, tienes una calidad comparable a un hotel de cuatro estrellas o mejor"

Los planes de expansión de la cadena Room Mate van algo más retrasados que lo señalado en la agenda inicial, pero no se apartan de la línea marcada por Enrique Sarasola cuando decidió abandonar la hípica -seis veces campeón de España y olímpico en Barcelona, Atlanta y Sidney- y dedicarse a un negocio diferente del legado familiar.

De los 35 hoteles que tiene planificados, cerrará el año con al menos 12 en funcionamiento; cuatro en Madrid, dos en Valencia, Málaga y Granada, uno en Bilbao y otro en Salamanca. Con la entrada en el accionariado de la compañía promotora de la Caja de Castilla-La Mancha y la sociedad de inversiones de Rosalía Mera, ex esposa de Amancio Prada (Inditex), Sarasola puede ahora lanzarse arropado financieramente a expandir su moderna cadena hotelera.

En agosto inaugurará Óscar, su cuarto establecimiento en Madrid, ubicado en la plaza de Vázquez de Mella, en pleno barrio de Chueca y, poco después, otros alojamientos del mismo tipo en Valencia (Diego), Granada (León), Bilbao (Iker), Salamanca (Teresa), Málaga (Macarena) y Tánger (Salma) en Marruecos. Así mismo negocia su implantación en Barcelona (Mireia), Valladolid, Canarias, Oviedo, A Coruña, Lisboa (João), Buenos Aires (Carlos) y México (Paula). Así hasta completar una cadena de 31 establecimientos en cuatro años.

Todos los hoteles tienen nombres propios para trasladar al huésped la sensación de que es un amigo quien le acoge, le brinda su hospitalidad.

Sus señas de identidad, inspiradas por el propio Sarasola, los han convertido en una referencia innovadora dentro de un sector que no deja de ofrecer sorpresas renovadoras en los últimos años. Viajeros inquietos y cultos con mucho mundo recorrido, como él y los socios que le acompañaron al inicio, echaban de menos una variante de los bed and breakfast británicos que estuvieran ubicados en el corazón de los cascos históricos, que ofrezcan por menos de 100 euros la noche un confort equiparable a un hotel de cuatro estrellas y estén envueltos en una atmósfera original y moderna, donde no podía faltar el acceso gratuito a internet y televisiones planas en todas las habitaciones

Tras la estela de NH y AC

Ese modelo es el que ha logrado impregnar a los establecimientos que ya tiene abiertos, algunos de los cuales -Alicia, situado en la céntrica plaza madrileña de Santa Ana- han servido de escenario para el rodaje de Todo sobre mi madre del realizador Pedro Almodóvar. Eso sí, la cadena sólo se establecerá de momento en poblaciones con más de medio millón de habitantes, con un registro importante de turistas y visitantes.

Con la entrada de los nuevos socios financieros, los fundadores de la cadena -Enrique Sarasola, Carlos Marrero y Gorka Atorrasagasti- reducirán su participación a un 69,16%. Sanzol, el grupo familiar navarro vinculado a la construcción, se queda con un 7,89%; la Caja de Castilla-La Mancha, con un 13,11% (es la primera vez que entra en un negocio de este tipo), y Rosp Corunna, la family office que gestiona las inversiones de Rosalía Mera, con un 9,84%.

La cadena Room Mate se levanta sobre viejos edificios alquilados y remodelados con el sello Sarasola y una capacidad en torno a las 50 habitaciones. "Cuando viajas a una ciudad quieres que te traten bien y que te acojan como un amigo. Dormir confortable, tomar un buen desayuno y salir a pie a encontrarte con tu gente o ver un espectáculo. No necesitas todos esos otros servicios de los hoteles de muchas estrellas que suben tanto la factura. Por 100 euros la habitación y un buen desayuno nosotros te ofrecemos una calidad comparable a un hotel de cuatro estrellas o mejor", comentaba con satisfacción Sarasola, poco después de firmar la ampliación.

Eugenio Bordas, presidente de THR, una de las mayores consultoras del sector turístico, celebra la creación de la cadena que lidera el inquieto Sarasola, un economista que se estrena con éxito en este negocio al tiempo que produce películas o participa en la televisión como comentarista deportivo. Bordas sostiene que las inversiones hoteleras en España se habían enfocado en establecimientos de gama alta, a partir de los 150 euros la habitación. En su opinión, "la oferta de Room Mate, de excelente calidad en la gama media, recorre con su toque innovador la estla recorrida previamente por las cadenas NH y AC", inspiradas ambas por otro innovador, el navarro Antonio Catalán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de julio de 2007